Despliega el menú
Zaragoza

ayuntamiento de zaragoza

Bodas de oro: Las tres etapas de un largo amor

El Ayuntamiento felicita a 175 parejas sus 50 años de matrimonio con obsequios y actividades en el Teatro Principal y el Laín Entralgo. 

Un total de 175 matrimonios de Zaragoza, que llevan casados 50 años, han recibido este miércoles un homenaje en el Teatro Principal de la capital aragonesa organizado por el Ayuntamiento de la capital aragonesa.

Discutir, ceder y hacer las paces. Toneladas de paciencia y, sobre todo, mucho respeto. En el Teatro Principal no han faltado este miércoles los consejos sobre amores, no de parte de cualquiera, pues quienes los repartían iban sobrados de experiencia: más de medio siglo de relación a sus espaldas les avala. Un total de 175 matrimonios celebran hoy sus bodas de oro con varios actos organizados por el Ayuntamiento de Zaragoza y, como homenaje, han recibido de manos del alcalde, Jorge Azcón, y de representantes de todos los grupos municipales, la figura 'Los amantes', que fue elaborada 'de propio' por el escultor Pedro Sánchez Abril en 2006, cuando el Consistorio empezó a conmemorar las bodas de oro de los ciudadanos.

Cada pareja tiene su propia clave para lograr que la relación funcione, se mantenga y prospere con el paso de los años. No obstante, en algunas cosas básicas la mayoría coincide. "Muchas veces hay que aguantarse -ha contado Eleuterio junto a su esposa María Pilar, los primeros en atravesar la alfombra roja y hacerse con la estatuilla de cerámica blanca-. Hay que ceder, porque si las dos partes echan leña el fuego tiende a arder". 

Tras ellos, Carlos y Rosario también han compartido su propia elaborada y sabia teoría. Cincuenta años dan para mucho, tanto que incluso se pueden dividir en fases diferenciadas. Para este matrimonio, han sido tres: "Hay una primera etapa, cuando nos conocimos, llena de ilusión, la segunda es de cariño y aprecio, fue más sosegada y además ya éramos auténticos amigos, y en la tercera la necesidad de apoyo mutuo nos hizo más fuertes. Siempre hemos remado en la misma dirección", ha resumido satisfecho Carlos. "Estamos muy contentos de llegar los dos tan bien a los 50 años", ha rematado feliz Rosario, que no ha perdido la oportunidad de mostrar un largo colgante plateado con dos corazones entrelazados que le regaló su marido para la señalada fecha.

Después de la recepción, los homenajeados han ido pasando al salón de butacas, donde se han proyectado imágenes de sus bodas y de sus largos años de convivencia. El acto ha estado presentado por la veterana locutora de radio Julita Barra y ha contado con actuaciones de Corita Viamonte y Agüita y el espectáculo musical Swingmanía de David del Barrio. También el alcalde ha dedicado unas palabras a los homenajeados. 

Como novedad, según ha explicado la concejal delegada de Mayores, Paloma Espinosa, este año, en lugar de retomar las actividades por la tarde tras un parón de unas horas, se ha optado por organizar una "sesión continua". Tras el encuentro en el Principal, las 175 parejas disfrutarán de un cóctel en el cercano Hotel Vincci y a partir de las 16.30 tienen una cita en el centro cívico Pedro Laín Entralgo para echar unos bailes con la actuación de Rudy Vistel. "Desde el Ayuntamiento contribuiremos con todos los actos de este tipo para agradecer a las personas mayores todo lo que han aportado a la sociedad", ha apuntado Espinosa.

La completa y emotiva jornada de este miércoles será una más a añadir en el amplio historial en común de estos longevos matrimonios que, para muchos, comenzó al compartir pueblo o barrio durante sus años de juventud. En el caso de Montserrat y Felipe, de 72 y 76 años respectivamente, así fue. Casetas fue el escenario en el que se fraguó su amor y en el que vieron crecer a sus tres hijos (y, ahora, a sus seis nietos). "Nos conocimos porque íbamos a la misma escuela y, después, a los mismos bailes", ha relatado Felipe. "Los 50 años se nos han pasado muy rápido, muy felices y casi sin darnos cuenta", ha añadido ella. Tan bueno ha sido el tiempo juntos que al hacer balance han llegado bien pronto y entre risas a la misma conclusión: "No nos importarían otros tantos".  

Etiquetas
Comentarios