Despliega el menú
Zaragoza

La Audiencia ratifica la condena a una pareja que denunció una falsa agresión sexual en las fiestas

El juzgado los condenó por romper un palo en la cabeza y amenazar al hombre que decían que había atacado a la mujer

Restos de botellón en las pistas de petanca del Parque Delicias.
Imagen de archivo del Parque Delicias.
HERALDO

La Audiencia Provincial de Zaragoza ha confirmado la condena que el juzgado impuso a Jonathan M. A. y a su novia Abyuli V. F. por las lesiones y amenazas de las que fue víctima un hombre de 31 años al que, además, denunciaron por una agresión sexual inexistente.

La pareja acusó a F. M. V. durante las Fiestas del Pilar de 2018 y fue la primera vez que los actos festivos se paralizaron en Zaragoza durante cinco minutos como muestra del rechazo institucional y social a la violencia sexual contra las mujeres.

El hombre fue detenido y la juez de Instrucción número 3 lo dejó en libertad provisional, con medidas de alejamiento respecto a Abyuli V. F., mientras se investigaba el caso. Las indagaciones posteriores revelaron que la agresión sexual no se había producido y lo que realmente había tras esta maniobra era una abierta hostilidad entre los dos grafiteros, que se iban tapando las firmas y dibujos uno a otro, y que la mujer había dejado patente en distintos mensajes en instagram con insultos y amenazas.

Cuando se constató todo lo anterior, la abogada de F. M. V., Olga Oseira, pidió el archivo de la causa abierta por agresión sexual contra su cliente, que la juez acordó y ratificó la Audiencia. Posteriormente, se abrió otro procedimiento contra la pareja por denuncia falsa que todavía se está tramitando.

Al mismo tiempo, la pareja fue juzgada por las lesiones causadas a F. M. V. la noche del 7 de octubre, cuando le rompieron un palo en la cabeza y le causaron una brecha. La justificación inicial de esta herida que dio Abyuli V. F. a la Policía, es que el supuesto agresor sexual la había atacado cuando ella estaba sentada en un murete del parque de las Delicias esperando tranquilamente a que su novio saliera de los aseos públicos. Según relató ella misma a HERALDO entonces, el hombre la tiró al suelo, le metió la rodilla en las costillas y la mano por debajo del pantalón y las bragas. Añadió que sus gritos alertaron a su pareja, que llegó corriendo y le golpeo en la cabeza con un palo que había en el lugar.

Sin embargo, todo esto era mentira y, tal y como reflejó la juez en su sentencia, lo que ocurrió fue que el trío se citó en el parque a la 1.00 para resolver el asunto de los grafitis. F. M. V. acudió solo y cuando se encontró con Abyuli V. F., le recriminó los insultos en instagram. Cuando estaban discutiendo, Jonathan M. A. se acercó por detrás y le golpeó con un palo en la cabeza. El agredido cayó al suelo encima de la mujer, aunque se levantó y salió corriendo hasta encontrar a la Policía Local, a la que pidió ayuda. La mujer fue tras él amenazándolo con una navaja. Al llegar a la altura de los agentes, la pareja dijo que F. M. V., que iba sangrando por la cabeza, había agredido sexualmente a Abyuli V. y fue detenido. 

Etiquetas
Comentarios