Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

El Ayuntamiento rebajará en cuatro años los 1.087 pasos de peatones pendientes

Las actuaciones de 2020 están incluidas en una partida de 5,18 millones de euros que también se destinarán a la conservación del viario público.

Las aceras de Zaragoza serán totalmente accesibles en cuatro años. El Ayuntamiento prevé rebajar a lo largo de la legislatura los 1.087 pasos de peatones que todavía quedan pendientes, que suponen un 10% de todos los que hay en la ciudad. Las actuaciones de 2020 se contemplan en una partida de 5,18 millones de euros que también se destinarán a la conservación del viario público. El gobierno PP-Cs llevará a cabo los trabajos de manera coordinada con la Fundación de Disminuidos Físicos de Aragón (DFA) y la ONCE.

Así lo ha explicado este jueves la concejal de Infraestructuras, Patricia Cavero, junto a dos representantes de estas entidades, en una visita a la céntrica calle de Joaquín Costa, una de las zonas, según ha indicado, con especial necesidad de actuación y donde ya se han efectuado los rebajes. La intención es que Zaragoza se ajuste a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. "Queremos adelantarnos al año 2030 y que en 2023 seamos una ciudad plenamente inclusiva", ha asegurado la representante del área.

En total, como refleja el inventario del Sistema de Información Geográfica, existen en la ciudad 15.761 pasos de peatones y la inmensa mayoría tienen ya las aceras rebajadas, el 90%. La previsión a lo largo del mandato es hacer lo mismo con los 1.087 pasos pendientes, a un ritmo de unas 250 actuaciones al año. Según ha indicado Marta Valencia, presidenta de la Fundación DFA, el barrio Oliver y Casetas son algunas de las zonas que están especialmente necesitadas de obras. Además, las adaptaciones que en su día se hicieron en varias calles del centro –como es el caso de Joaquín Costa– no alcanzan la cota cero, por lo que se está volviendo a actuar en ellas.

Por otro lado, las aceras ya rebajadas se adecuarán a la legislatura vigente. Unas 6.000 –de 14.674– no son todavía plenamente accesibles porque no disponen de pavimentación podotáctil, destinada a facilitar el desplazamiento de las personas con discapacidad visual. También a lo largo de estos cuatro años se retirarán progresivamente las baldosas actuales para cambiarlas por otras de estas características en todos los cruces donde sea necesario.

Además, conforme se hagan las obras también se aprovechará, según ha remarcado Cavero, para llevar a cabo "una actuación integral" y mejorar las baldosas sueltas o estropeadas de las aceras. Las diferentes obras se incluyen en una partida de 5,18 millones de euros destinada tanto a la accesibilidad como a la conservación del viario público que, según incidieron desde el Ayuntamiento, incrementa en más de un 60% la consignación presupuestaria genérica de 2019.

La prioridad de actuación

Todos estos trabajos se planificarán en reuniones de coordinación con DFA y la ONCE, que ya se iniciaron a principios de enero. "Llegaremos a toda la ciudad en los cuatro años, pero ellos serán quienes nos marquen las prioridades de actuación", ha apuntado la edil. "Estamos encantados de que se cuente con nosotros para colaborar con la eliminación de barreras, al final es para todo el mundo un beneficio", aseguró Valencia en este sentido.

También el presidente del Consejo Territorial de la ONCE, José Luis Catalán, ha querido agradecer la "especial sensibilidad" del Ayuntamiento hacia las personas con discapacidad. "Es obvio que los espacios urbanos deben ser accesibles para todos los ciudadanos –remarcó–, una persona con discapacidad no puede ser discriminada ni debe haber elementos que le impidan llevar una vida normal".

Etiquetas
Comentarios