Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Revuelo en Montecanal por la instalación de una antena de telefonía

La estructura no tiene licencia de obra y Urbanismo ha paralizado los trabajos hasta que se regularice. Parte de los vecinos del barrio no la quieren cerca de sus casas.

Lugar donde se pretende instalar la antena en Montecanal.
Lugar donde se pretende instalar la antena en Montecanal.
AVV Los Sauces de Montecanal

La instalación de una antena de telefonía en Montecanal está trayendo de cabeza a una parte de los vecinos de este zaragozano barrio del sur. El revuelo comenzó hace poco más de una semana, cuando los residentes descubrieron que se estaba construyendo en unos terrenos del Centro Deportivo Montecanal, junto a la acequia de la Almotilla, en la calle de La Mesta.

Desde entonces, numerosas voces a favor y en contra de esta instalación se han hecho oír en el barrio, aunque un grupo de vecinos está luchando para evitar que la antena se convierta en una realidad. Lo cierto es que esta no es la primera vez que los residentes hacen frente a una antena de estas características. En el año 2005, lograron reunir más de 300 firmas en una tarde para mostrar sus rechazo por la decisión del club deportivo de alquilar parte de sus terrenos para colocar una antena. Finalmente, el Ayuntamiento de Zaragoza paralizó la obra, pero 15 años después, los vecinos vuelven a estar en la misma situación.

“Hay un poco de revuelo en el barrio. La otra vez logramos pararla porque quisieron echarse para atrás, pero esta vez no quieren”, comenta Rosa Burgos, portavoz de la Asociación de Vecinos Los Sauces de Montecanal. Burgos reconoce que el asunto es “complejo” y que, además de detractores, también hay quienes defienden la antena. “Hay vecinos a los que les parece bien, porque es cierto que aquí tenemos mala cobertura, pero otros temen que pueda tener efectos perjudiciales para la salud”, señala.

No obstante, la instalación completa de la antena todavía tendrá que esperar, ya que la estructura que comenzó a levantarse carece de permisos, según fuentes del área de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza. Al parecer, sus impulsores presentaron una declaración responsable, pero este documento no es suficiente para autorizar la obra. “No está amparada por la declaración responsable y necesita licencia. En tanto en cuanto no se presente la solicitud de licencia, se paralizará la obra, que luego podrá regularizarse si cumple con todos los requisitos”, explican.

El club deportivo, por su parte, se defiende de las críticas y asegura que no han tenido una cantidad de quejas “significativa”, que se trata más bien de “casos aislados” y que ellos no son responsables ni de las obras ni de los trámites administrativos de las mismas. Además, en un comunicado compartido entre socios del club y vecinos del barrio, el centro explica que el arrendamiento de una pequeña parte de terreno para colocación de la antena de telefonía fue aprobado por unanimidad por el Consejo de Administración el pasado 30 de octubre

Por otra parte, el centro asegura que en los estudios de impacto ambiental y poblacional “no se encontró ninguna prohibición de ningún organismo oficial para su instalación”. Asimismo, recuerdan que en Zaragoza “existen alrededor de 200 antenas instaladas” en todo tipo de barrios, así como en el centro de la ciudad, “donde la densidad poblacional es mucho más alta, durante todos los días, todas las horas y en población de todas las edades”.

En este mismo sentido, profesionales del sector señalan que tanto las recomendaciones de la Unión Europea como la normativa española regulan todo tipo de emisiones radioeléctricas, independientemente del sistema de comunicación que las produzca, ya sea telefonía, radio o televisión. Además, aseguran que “todas las antenas tienen los mismos controles, por lo que una de telefonía móvil debería de inspirar la misma confianza que inspira el resto de antenas”.

Según las mismas fuentes, se hace un seguimiento exhaustivo de estas instalaciones y sus niveles de exposición mediante la presentación de certificaciones e informes por los operadores de telecomunicaciones de sus estaciones base, la realización de planes de inspección y la elaboración de un Informe anual por parte del Ministerio de Economía y Empresa.

También la Organización Mundial de la Salud se ha pronunciado al respecto afirmando que “todas las revisiones realizadas hasta ahora han indicado que las exposiciones dentro de los límites recomendados en las normas CEM de ICNIRP que cubren todo el rango de frecuencia de 0-300 GHz, no producen ningún efecto adverso en la salud conocido.”

Con todo, el pasado sábado, decenas de vecinos se reunieron en las inmediaciones del centro deportivo para reclamar que reviertan la decisión de instalar la antena, y está previsto que el próximo sábado que viene vuelvan a concentrarse en ese mismo lugar.

Etiquetas
Comentarios