Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Buscar la media naranja sin las "mentiras" de internet

Aunque las redes sociales han mermado su mercado, aún quedan agencias matrimoniales que trabajan para que sus clientes encuentren una pareja estable.

Una pareja de recién casados en Huesca.
Una pareja de recién casados en Huesca.
Archivo Heraldo

Ligar a golpe de clic. La irrupción de la tecnología ha cambiado la forma en la que nos relacionamos y más entre los jóvenes. Sin embargo, aún hay gente que se decanta por la vía tradicional de las agencias matrimoniales para encontrar su media naraja, porque haberlas aún haylas. "Cuando yo empecé en el año 2000, en Bilbao había unas diez agencias y ahora solo estamos tres. Se ha notado mucho las redes sociales y nos hemos quedado las que trabajamos con profesionalidad", comenta Ana Gutiérrez, presidenta de la Asociación Nacional de Empresas de Relaciones Matrimoniales y de Amistad (Anerema) y directora de la agencia Delfos en la capital vizcaína.

Una situación parecida ocurre en Zaragoza, donde quedan unas pocas. Una de ellas es La Unión, creada en 1997 y que dirigen Javier Pascual y Pilar Cebrián. "La veracidad de los datos y buscar una pareja estable es lo que diferencia a las agencias matrimoniales de las redes. Se miente por internet y algunas redes son para relaciones esporádicas", señala Pascual. También la presidenta de Anerema pone en valor la seriedad con la que trabajan. "Conocemos a los clientes, comprobamos sus datos, por contrato nos tienen que facilitar cualquier documentación y siempre tienen una persona a su disposición", indica.

Pero, ¿qué tipo de personas acuden a una agencia matrimonial? Tanto hombres como mujeres a partir de 35 años hasta los 65. Esa es la franja de edad más habitual, lo que no quita para que se registren casos de personas de más de 80 años o incluso 90, tal y  como recuerda Ana Gutiérrez. "Todos buscan una buena persona. Las mujeres miran más el nivel sociocultural y a casi todos los hombres les tira mucho el físico en un primer momento, aunque luego no sea así y valoren muchas otras cosas. También mucha gente quiere que su pareja tenga un nivel económico similar. El que esté divorciada es indiferente y en el tema de hijos, hay de todo. Además, valoran la discreción: no quieren que su perfil esté expuesto en las redes. En una agencia matrimonial todo va a ser confidencial", explica.

"Todos buscan una buena persona. Las mujeres miran más el nivel sociocultural y a casi todos los hombres les tira mucho el físico al principio"

Por su parte, Alicia López, directora de la agencia matrimonial Lazos, con delegación en Zaragoza desde hace 10 años (cuenta con 14 centros en España dirigidos por psicólogos), hace distinciones dependiendo de las edades. "La gente más joven quiere una pareja para formar una familia y la que tiene más experiencia, está divorciada o viuda, volver a compartir su vida con alguien. Nuestro nivel cultural  y económico es medio y medio-alto", indica.

"No es para cazar fortunas"

Además, la directora de Lazos subraya que sus clientes tienen claro lo que no quieren. "No desean perder el tiempo ni perfiles que son otra cosa. Algunos ya han probado las redes sociales y les ha servido de aprendizaje", asegura. Mientras, Javier Pascual destaca que las personas que acuden a La Unión tienen su economía resuelta. "No es para cazar fortunas", sostiene.

Una vez establecidas las prioridades de cada cliente -que firma un contrato- se trata de encajar las piezas y buscar al candidato más idóneo. "Una licenciada con un fontanero no es lo habitual", apunta el director de la agencia matrimonial La Unión como ejemplo. "Es todo personalizado. Se les llama para que se vayan conociendo y comprueben si tienen cosas en común. También tienen que aceptar con diplomacia el que a alguien no les guste. En nuestra empresa, el 80% de los clientes se suele emparejar", añade.

Alicia López también se refiere a que es un proceso duro. "Hay gente que no cogemos porque no está preparada. Tienen que conocer a mucha gente (dos citas al mes) en poco tiempo y los rechazos son duros. Nosotros somos psicólogos que les ayudamos a gestionar las expectativas o los rechazos. Encontrar pareja es un trabajo y tienen que dar lo mejor de sí mismos en cada cita. En nuestro caso, el 80% de nuestros clientes encuentran pareja entre los 6 meses y el año. Y tienen un año de garantía para ver si funcionan. Una pareja no es una solución; es un complemento a tu felicidad", concluye.

Entre 500 y 1.000 euros

En cuanto a los precios, la horquilla puede oscilar entre los 500 y los 1.000 euros dependiendo de la comunidad autónoma y los servicios que se contraten. Por ejemplo, en la agencia matrimonial Lazos el contrato -que es por tiempo indefinido hasta que el cliente encuentre pareja- cuesta en torno a los 800 euros.

Sobre las experiencias de los clientes, Rocío Gómez ha encontrado pareja gracias a Lazos en Zaragoza. "Estuve un año buscando por las redes, pero fue un fracaso. Me inscribí por probar algo diferente; buscaba una pareja seria. Estoy muy contenta", dice. En el caso de Fernando Pujol acudió a esta agencia matrimonial por falta de tiempo: "Ahora el servicio de la agencia me ayuda un montón". También Ángel Borra resalta el trabajo de esta compañía. "Muy buena experiencia  y gran trato personal", sostiene.

Etiquetas
Comentarios