Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

El Ayuntamiento hará reformas en Las Armas, que dejará de ser una "discoteca"

La vicealcaldesa dice que la concesión en su momento no se hizo bien, por lo que subsanarán las deficiencias antes de sacarla de nuevo a concurso. 

La adjudicación se formalizó en noviembre de 2011.
Una imagen del Centro Musical Las Armas.
HA

El Ayuntamiento de Zaragoza acometerá una serie de "reformas" para subsanar las deficiencias en las instalaciones del Centro Musical Las Armas antes de sacar de nuevo a concurso la concesión. Así lo anunció en una entrevista publicada por HERALDO la vicealcaldesa y consejera de Cultura Sara Fernández, donde comunicó su intención de que este espacio deje de ser una "discoteca" los fines de semana. 

"Estamos trabajando para apañar las deficiencias en las instalaciones y sacar de nuevo a concurso la concesión. Obviamente, hablando para ello con los vecinos: no queremos que lo que haya allí sea una discoteca hasta las 5 de la mañana, como lo es ahora mismo", afirmó. 

La adjudicación de la gestión y explotación de este centro musical, ubicado en la plaza de Mariano de Cavia, se formalizó el 25 de noviembre de 2011 en favor de la empresa Makugo Hostelera. Dicha concesión contemplaba el pago de un canon anual de 1.500 euros durante 20 años (el tiempo que establecía el contrato) y conllevaba el compromiso de ejecutar una inversión cuantificada en 321.000 euros. En diciembre de 2013, la empresa El Fantasma, que había denunciado a Zaragoza Cultural -sociedad municipal a cargo del concejal Jerónimo Blasco- porque entendían que la mesa de contratación que se encargó del proceso que perdieron no valoró correctamente su propuesta, ganó la batalla en los tribunales y consiguió que el Ayuntamiento anulara la adjudicación del centro a la empresa Makugo.

"La concesión en su momento no se hizo bien. Se incluyó en los pliegos una serie de servicios que, después, cuando se ha puesto en marcha, se ha demostrado que el concesionario no puede llevar a cabo", explica la vicealcaldesa en alusión al cine de verano y a las salas de grabación que, al no estar insonorizadas de forma adecuada, no se pueden utilizar simultáneamente. 

"Por parte del anterior gobierno se resolvió el contrato indemnizando al actual concesionario por la parte de negocio que no había podido ser explotada. Nosotros estamos trabajando ahora en unos nuevos pliegos, en sacar la concesión, y habrá que hacer también una inversión para apañar esas deficiencias", añade.

El Gobierno de Zaragoza PP-Cs, que sacará nuevamente a concurso público la explotación del recinto, ha anunciado también que limitará sus actividades y horarios para lograr una "convivencia respetuosa" con los vecinos de la zona. Además, desde el área de Cultura del Ayuntamiento prometen adecuar los pliegos de condiciones de manera que la nueva gestión de este espacio resulte rentable sin la necesidad de tener que abrirlo al público hasta las 5 de la madrugada. "Lo haremos hablando con los vecinos. No queremos que lo que haya allí sea una discoteca hasta las cinco de la mañana, como hay ahora mismo. No es ese el modelo cultural que tenemos", insiste Fernández al adelantar que los nuevos pliegos incluirán una oferta que sea "interesante" para quienes se presenten, pero también comprometida con los vecinos de la zona para evitar uno de los principales problemas del barrio: el ruido y las molestias.

Según fuentes municipales, la nueva adjudicación ha despertado ya cierta "expectación" fuera de Aragón por parte de empresas interesadas en su gestión. 

Etiquetas
Comentarios