Despliega el menú
Zaragoza

sucesos

El fiscal pone en duda los abusos sexuales que grabó la cámara de un taxi en Zaragoza

Pidió que se archivara la denuncia que presentó una joven de 19 años durante las Fiestas del Pilar, pero la jueza se niega y abre juicio contra el investigado.

PARADA DE TAXI EN ZARAGOZA / 29/05/2017 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
Coger un taxi puede ser la oportunidad para una interesante conversación.
Oliver Duch

La titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Zaragoza, Mercedes Terrer, acaba de negarse a archivar una de las tres denuncias por abusos sexuales que se presentaron durante las últimas Fiestas del Pilar. La víctima, de 17 años, se presentó el 13 de octubre en la comisaría de Delicias para contar que un amigo se había aprovechado de ella cuando regresaban juntos a casa tras pasar la noche en el recinto ferial de Valdespartera. La chica presentó como prueba de cargo la grabación de la cámara de seguridad del taxi en el que viajaban y donde supuestamente el joven la sometió a tocamientos. Sin embargo, tras visionar las imágenes, la Fiscalía entendió que los hechos solo serían constitutivos de un delito leve de coacciones. Y como estos fueron despenalizados, propuso hace unos días el archivo del caso.

Pero la instructora de las diligencias no comparte la opinión del ministerio público y considera que la grabación y el resto de pruebas que obran en la causa le permiten sentar en el banquillo a Álex A. H., el amigo al que la denunciante identificó como el autor de los abusos. De hecho, esta misma semana la jueza ha dictado el auto de apertura de juicio oral contra el investigado.

La chica se quedó paralizada

Cuando presentó la denuncia, la víctima explicó a los agentes que además de ella y el supuesto agresor, en el taxi viajaba también su novio. Pero este se sentó en el asiento del copiloto, por lo que no se enteró de lo que estaba sucediendo en la parte trasera del vehículo hasta que el denunciado se apeó a la altura del Camino de Las Torres. En ese momento, la chica contó a su pareja que su amigo le había estado manoseando las piernas y los pechos. Le dijo igualmente que, hasta en dos ocasiones, el joven le cogió la mano y se la llevó a su entrepierna.

La denunciante aseguró a su novio que la actitud del amigo la dejó completamente paralizada y que se quedó callada sin saber qué hacer. Todo esto se lo contó delante del taxista, que al escucharlos les explicó que el vehículo estaba dotado de una cámara de seguridad, poniendo a su disposición la grabación para poder probar los abusos y tramitar la correspondiente denuncia.

Piden tres años de cárcel

Con la información facilitada por la joven, la Policía logró identificar y detener al sospechoso. El juez de guardia lo dejó en libertad provisional, pero mantuvo la medida de alejamiento que le impide todavía aproximarse a ella. Concluida la fase instrucción, el abogado de la denunciante, Marco Antonio Navarro, solicitó una condena de tres años de cárcel para el investigado. Solicita también que al acusado se le aprecie la agravante de abuso de confianza, por entender que este se aprovechó de su condición de mejor amigo de la chica. El acusado, por su parte, niega los cargos y asegura que fue su amiga la que se le insinuó cuando iban juntos en los asientos traseros del taxi.

Etiquetas
Comentarios