Zaragoza
Suscríbete

sube el precio del bus y el tranvía en zaragoza

Descontento y unas pocas alegrías

El ambiente ayer en las marquesinas era, en general, de disconformidad con la subida del precio del transporte, aunque los usuarios de los abonos se ven beneficiados

Un autobús y un tranvía en el paseo de la Gran Vía de Zaragoza.
Un autobús y un tranvía en el paseo de la Gran Vía de Zaragoza.
Francisco Jiménez

Ayer en Zaragoza no se hablaba sobre el tiempo –y eso que las inusuales altas temperaturas de estos días juegan bien su papel como tema improvisado de conversación–, sino que la subida del precio del transporte público se coronó como el asunto principal de discusión entre quienes esperaban al autobús.

En general, la medida del gobierno PP-Cs no parecía sentar demasiado bien a los usuarios, aunque también hubo quien, como Isabel Tena, puso la nota discordante. "A todos nos fastidia que suban los precios pero tampoco es tan grave", enfatizó desde una marquesina del paseo de la Constitución. Para ella, de todas formas, la noticia no podía ser desagradable, pues reside en Valdespartera y utiliza el abono mensual de manera regular y se beneficiará de su rebaja. "A mí hasta me ha dado una alegría, oye, tres ‘euricos’ menos", contó satisfecha.

Otros, sin embargo, no lo veían tan claro. "Si me dijeras que subiendo el precio del billete incentivan sacar los abonos, genial, pero siguen siendo caros. No todos nos lo podemos permitir", apuntó Julia Miravall, usuaria, como la mayoría de los zaragozanos, de la tarjeta multiviaje. Más negativo incluso fue Jesús Cachón que, aunque en su caso viaja gratis por ser jubilado, quiso pensar en quienes no tienen la misma suerte y atraviesan una situación precaria. "Me parece fatal", sentenció.

En la plaza de Aragón, Angélica Mayorga también miraba con recelo las nuevas tarifas. "No viene bien, una tiene su presupuesto y, aunque solo sean céntimos, lo descuadra", alegó, al tiempo que comprobaba los minutos que le restaban al próximo tranvía, con el que, transbordo mediante, iba a llegar hasta su puesto de trabajo.

En la parada de enfrente, un matrimonio de raíces mañas pero con residencia en Gerona quiso quitarle hierro al asunto: "Mejor que no suba, pero a nosotros el viaje con tarjeta ya nos cuesta 1,10 euros". No obstante, "que no corra la voz", pedían, porque "lo que hay que hacer es fomentar el uso del transporte público".

Tras un leve debate, llegaron a su propia conclusión poco antes de que se abrieran las puertas del convoy. Para ellos, "de momento, en Zaragoza no se está tan mal".       

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión