Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Una denuncia en Zaragoza destapa una estafa en torno a una falsa red de gigolos

El grupo criminal, liderado por una mujer malagueña, estafó presuntamente más de 100.000 euros a casi medio centenar de hombres. 

La firma intentaba cobrarle varias facturas de teléfono móvil de los años 2013 y 2014.
Los acusados aseguraban a los perjudicados que les conseguirían mujeres con las que contactar
Pixabay

‘Encuentrosinolvidables.com’ era el nombre de la página web a través de la cual podían supuestamente contactar con mujeres adineradas y dispuestas a pagar por mantener encuentros sexuales. Cuarenta y siete hombres que respondieron al anuncio de «urge caballeros para encuentros» o «se necesitan hombres discretos, ingresos altos», pagaron por figurar en una lista de candidatos a prostitutos, aunque nunca llegaron a mantener ningún contacto con cliente alguna, ni sexual ni no sexual.

Uno de ellos, vecino de Zaragoza, denunció que le habían estafado 300 euros. La Policía abrió entonces una investigación que terminó por destapar una red criminal que funcionaba a nivel nacional y que se dedicaba a engañar a incautas víctimas.

El grupo estaba dirigido desde Torremolinos (Málaga) por Dolores T. G., y sus estrechos colaboradores Mario Javier R. A. y su pareja, Mariana Andrea P. G. Al menos así lo cree la Fiscalía, que solicita penas de 14 años de cárcel para la líder y de 12 para los otros dos. Este trío contaba, a su vez, con una red de ‘muleros’ cuyo cometido consistía en abrir cuentas corrientes en bancos y sacar rápidamente el dinero que ingresaban las víctimas. Para seis de estos cómplices, el Ministerio Público pide condenas de hasta cuatro años de prisión.

Los nueve acusados se sentarán la próxima semana en el banquillo de la Audiencia de Zaragoza para responder por delitos de estafa, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal.

Según reveló la investigación judicial, los tres principales acusados formaron un grupo organizado con la intención de cometer, de manera coordinada, un negocio ilícito que les proporcionara grandes beneficios. Así, comenzaron a insertar anuncios en multitud de periódicos de toda España –desde La Vanguardia al diario de Navarra, pasando por la Tribuna de Albacete o la Voz de Almería, por citar algunos– en los que pedían servicios de hombres «discretos» con la promesa de obtener grandes ingresos.

Los varones que respondieron fueron atendidos por Dolores T. G., administradora de la sociedad mercantil Proyectos Macril S. L., con domicilio en Torremolinos. La mujer, según mantiene la Fiscalía, les explicaba que los iba a incluir en una lista para contactar con mujeres, pero para hacerlo debían pagar una cantidad de dinero, normalmente 250 euros, en concepto de inscripción. Para dar seriedad al asunto, les hacía un contrato a nombre de la sociedad mercantil que representaba. Una vez ingresado el dinero en cuentas bancarias que les facilitaba, les proponía que, si querían acceder a la zona ‘VIP’ de clientes, no tenían más que abonar otros 500 euros y así tenían la oportunidad de ser requeridos por más mujeres.

No obstante, la acusada consiguió de varias víctimas unas cantidades muy superiores. De un varón logró 9.620 euros, de otro 8.420 y hubo varios que se aproximaron a los 5.000 euros. Aunque la mayoría entregaron 750.

Una veintena de cuentas

En cuanto ingresaban el dinero en las cuentas que les proporcionaba la encausada, los muleros lo sacaban a cambio de un porcentaje y se lo entregaban a ella. Como comprobaron posteriormente, nunca les pusieron en contacto con mujer alguna. La Policía detectó una veintena de cuentas en distintos bancos en las que se recibieron ingresos por un importe total de 339.000 euros.

La primera denuncia se interpuso en 2011, pero una cuestión de competencia para ver qué juzgado debía instruir el asunto (se llegó a plantear la posibilidad de que fuera la Audiencia Nacional por la variedad de lugares de los que proceden las víctimas) ha dilatado el procedimiento. De hecho, la principal acusada no fue detenida hasta abril de 2015. Los abogados de los encausados, entre ellos la letrada Carmen Sánchez, pedirán su absolución.

Etiquetas
Comentarios