Despliega el menú
Zaragoza

tribunales en zaragoza

Siete años de cárcel por violar a su vecina en La Puebla de Alfindén

El agresor abordó a la víctima cuando regresaba a su casa sola tras haber visitado a su marido en el hospital.

El acusado, durante la vista celebrada este miércoles en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
El acusado, durante la vista celebrada en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Oliver Duch

La Audiencia Provincial de Zaragoza ha condenado a siete años de cárcel a Félix Falcón Marcén, vecino de La Puebla de Alfindén de 66 años de edad, por agredir sexualmente a una vecina de su calle, de 60 años, en febrero de 2019. El tribunal le impone otros siete años de libertad vigilada una vez cumplida la pena y le prohíbe acercarse a la víctima a menos de 500 metros. La sentencia puede ser recurrida.

Los magistrados de la Sección Tercera de la Audiencia consideran que los hechos han quedado probados tanto por las declaraciones de la víctima, siempre persistentes, coherentes y verosímiles, como por las numerosas lesiones que presentaba en las mamas y la zona genital, compatibles con una agresión. A estas se añaden los restos de ADN del acusado que se encontraron en la ropa de la víctima.

El tribunal entiende que ha quedado acreditado que el 9 de febrero, sobre las 20.50, abordó a su vecina cuando la mujer bajaba del autobús procedente de Zaragoza y le insistió para que se fumara un cigarrillo con él, al tiempo que le preguntaba si volvía de visitar a la «piltrafa» de su marido, que se encontraba hospitalizado en Zaragoza.

El hombre la fue acompañando hasta la puerta de su casa y, con la excusa de ayudarle a abrir el portón de la cochera, le dio un fuerte empujón y la metió dentro.La mujer no pudo impedir que cerrara –le pilló la mano con la puerta– y acto seguido la tiró sobre unas cajas almacenadas a la entrada del inmueble, le tapó la boca para que no se oyeran los gritos que daba y durante una hora y media estuvo sometiéndola a violentos tocamientos y pellizcándole y retorciéndole los pechos. En el transcurso de la agresión, le bajó los pantalones y le introdujo un de dedo en la vagina. El acusado no llegó a penetrarla con el pene, al no conseguir una erección. Después, aprovechando un descuido, la víctima consiguió salir a la calle y quedarse fuera hasta que el hombre salió de la casa. La sentencia recoge que antes de marcharse le dijo: «Vigila lo que dices, que en este pueblo vive mi mujer y mi hija, y si no te mato».

"Vigila lo que dices, que en este pueblo vive mi mujer y mi hija, y si no te mato"

Para el tribunal, estos hechos constituyen un delito de violación que el Código Penal castiga con penas de seis a doce años de cárcel. La Fiscalía solicitaba una condena de nueve años y la acusación particular, a cargo del letrado Javier Rodríguez, 12. Como el acusado ingresó antes del juicio 6.210 euros –cuantía que reclamaba la fiscal– le aplica la atenuante de reparación del daño, como solicitó su abogada defensora, Carmen Sánchez, y fija la condena en siete años de prisión.

Etiquetas
Comentarios