Despliega el menú
Zaragoza

comunidad de calatayud

Quejas de la propiedad del Arco de San Miguel de Calatayud por desperfectos causados por el tráfico

Reclaman que se coloquen señales para advertir de las dimensiones de la calle y también para reducir la velocidad.

Las señales de los golpes de los vehículos son visibles en el arco.
Las señales de los golpes de los vehículos son visibles en el arco.
Macipe

Los propietarios del arco de San Miguel, enclavado en un negocio de hostelería en la calle del mismo nombre en el casco histórico de Calatayud, han mostrado su malestar por los últimos desperfectos causados por un camión de reparto de butano en la estructura del edificio. Según Sergio Gil, socio del hotel junto a su hermano, desde la última restauración del inmueble acometida en la primavera de 2019 se han sucedido al menos seis golpes. “Son los que hemos podido contabilizar y dar parte a los respectivos seguros, al nuestro y al de los vehículos, pero no sabemos cuántos más ha podido haber”, explicaba Gil.

En este sentido, y para evitar que se sucedan más desperfectos, los propietarios reclaman al Ayuntamiento que se coloquen las oportunas señales para advertir de las dimensiones de ese tramo y de la calle en general. “Sería conveniente para disuadir el paso de según qué vehículos poner la altura y la anchura, por lo menos en la puerta de Zaragoza, ya que 50 metros más allá del arco hacia la Rúa, hay un estrechamiento por el que solo pasan coches de dos metros”, detalla. Asimismo, Gil apunta que “también nos hemos dado cuenta de que hay quien pasa a alta velocidad”.

“Es una manera de evitar que cualquier día suceda cualquier desgracia, porque por esta zona van peatones y no es de recibo que ocurra esto”, se sincera. Al mismo tiempo, recuerda que este tramo se ajustaría a las zonas limitadas a 20 kilómetros por hora, ya que hay una única plataforma para la calzada y para el paso de peatones. Sobre si se han transmitido sus quejas a las autoridades locales, Gil reconoce que se han hecho de manera informal, aunque confía en que se le pueda poner remedio pronto a la situación.

Desde el Ayuntamiento de Calatayud, el concejal responsable de Tráfico, Héctor Sarriá, reconocía que “a finales de año, se adquirieron bastantes señales para renovar algunas que están viejas o en mal estado, y también para reforzar en algunos puntos, como puede ser el arco de San Miguel”. Así, dijo que una vez han tenido constancia de esta problemática “nos pondremos con ello para dale una solución”, defendía.

Etiquetas
Comentarios