Despliega el menú
Zaragoza

Ayuntamiento de Calatayud

Avances para levantar el nuevo pabellón ferial y restaurar el claustro de Santa María de Calatayud

También se han licitado las obras para reponer el lienzo norte del Castillo Mayor.

Desprendimiento en el Castillo Mayor de Calatayud
Desprendimiento en el Castillo Mayor de Calatayud
Ayuntamiento de Calatayud

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Calatayud ha dado este martes los primeros pasos para que se levante el nuevo pabellón ferial del Recinto de Claretianos y para la restauración del claustro de la Colegiata de Santa María y lo ha hecho con el inicio de los expedientes de contratación de los servicios de redacción de los respectivos proyectos y los estudios de seguridad y salud. Así, en cuanto al nuevo espacio para exposiciones, el objetivo es que se ejecuten las obras este año, valoradas en 442.831 euros y financiadas al 100% por la Diputación de Zaragoza.

“Si una vez que tengamos el proyecto, para el que hay un plazo de redacción de dos meses desde que se adjudique, nos dan la seguridad de que estaría finalizado para septiembre, se comenzará; si no esperaremos a que pasen las Ferias”, detallaba José Manuel Gimeno, concejal de Urbanismo. El nuevo edificio sustituirá al actual de chapa y contará con 1.240 metros cuadrados, con vestuarios y servicios.

Por su parte, la rehabilitación del claustro de la Colegiata, actual Museo de Arte, está un poco más cerca. Con este paso, la licitación para redactar el proyecto que cuenta con financiación del Ministerio de Cultura y un plazo para elaborarlo de tres meses, se busca detallar los trabajos necesarios para realizar una estabilización estructural, restaurar el ala norte, intervenir en fachadas y cubiertas, eliminar humedades y mejorar la climatización y la accesibilidad. La estimación es que esas obras cuesten cerca de 600.000 euros.

Además, en la misma sesión también se ha dado el visto bueno para licitar las obras de reconstrucción del lienzo norte del Castillo Mayor. En febrero de 2019, un derrumbe afectó a un tramo de 11 metros de largo, siete de alto y 65 centímetros de espesor que se restauró en 2011 por el Ministerio de Cultura. Ahora, la intervención, valorada en 97.786 euros y que ha tenido que esperar la luz verde de Patrimonio al proyecto de Pedro Iglesias, busca reponer esa parte aprovechando los materiales del derrumbe, pero añadiendo más estabilidad y drenaje.

Estos trabajos se unen a los últimos realizados en el torreón este y la fachada frontal de la parte más primitiva de la fortaleza, en los que bajo la dirección de la empresa Patrimonio Inteligente se invirtieron 273.744 euros y que también sirvieron para constatar que el Castillo de Ayud era más antiguo de lo que se pensaba en un principio.

Etiquetas
Comentarios