Despliega el menú
Zaragoza

COMARCA CENTRAL

Utebo llega al ecuador de su plan de salud con un estudio sobre la soledad no deseada

El Ayuntamiento trabaja en un proyecto para fomentar un voluntariado social de acompañamiento en el municipio.

La pirámide de la población en España refleja a necesidad de realizar cambios a varios niveles con el fin de contar con estabilidad económica.
Utebo ha elaborado un informe sobre mayores en soledad no deseada.
Pexels.

Utebo sigue trabajando en el plan municipal de salud, que comenzó en 2018 con el horizonte de 2022. En el ecuador de su desarrollo, el Ayuntamiento ha presentado un estudio sobre la soledad no deseada que pretende arrojar información sobre cómo afecta este grave problema a los mayores del municipio y qué medidas se pueden potenciar para minimizar su efecto.

Rosa Magallón, concejal de Acción Social y Salud, explicó que el estudio se realizó a través de un convenio de colaboración del Ayuntamiento de Utebo con la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Zaragoza y ha contado con la participación de estudiantes y voluntarios para recabar información. Con el padrón municipal como base comprobaron que hay 430 personas mayores de 65 años que viven solas, se entrevistó a 100 de ellas en sus domicilios y se concluyó que, a pesar del elevado grado de autonomía y el alto índice de apoyo (relaciones familiares, vecinales y amigos), un 30% de los consultados "se siente solo y le gustaría vivir acompañado". Hubo cinco casos de riesgo que requirieron intervención en el momento. "Por ello –avanzó– se está preparando un proyecto de acompañamiento con jóvenes voluntarios" que busca la implicación de distintos colectivos, como los institutos de la localidad, área de juventud, Cáritas o la parroquia, entre otros.

El estudio analizó también la relación entre la soledad no deseada y diferentes factores, como problemas de movilidad, barreras arquitectónicas en las viviendas o ubicación de la vivienda dentro del municipio, para concretar qué medidas podrían paliar esta situación.

Utebo, que forma parte de la Red Española de Ciudades Saludables, aprobó en 2018 un plan de salud municipal, que se articula en torno a cuatro ejes fundamentales: prevención de consumos, actividad física, alimentación saludable y bienestar emocional. Respecto al tema de la nutrición, según adelantó la edil, se ha consolidado y se trabaja en coordinación con el centro de salud, colegios e institutos. Una de las líneas de actuación fue potenciar los desayunos saludables. "También estamos trabajando con el área de urbanismo en aumentar el número de fuentes de los patios de recreo, para disminuir así el número de alimentos procesados y conseguir que los escolares consuman más agua, en lugar de otras bebidas azucaradas", indicó.

Otra actuación ha estado relacionada con la actividad física. Utebo lanzó una experiencia pionera para favorecer un envejecimiento activo entre las personas mayores potenciando el ejercicio físico que, vistos los resultados, seguirá en marcha en 2020.

Bienestar emocional

En cuanto al bienestar emocional, Magallón adelantó que es un aspecto que se ha abordado hasta ahora con actividades puntuales. El tema de prevención de consumos, dijo, se ha trabajado con mesas informativas en la zona de ocio nocturno en fiestas. Además, dijo, el Ayuntamiento se ha adherido a una campaña informativa junto con la Asociación de Vecinos para luchar contra las adicciones y las casas de apuestas.

También, según recordó la concejal del Área Social, se han instalado mesas informativas alrededor del Día Mundial sin Tabaco. "Queda seguir incorporando activos de la comunidad y trabajar por consolidar actividades y recursos para conseguir un Utebo mas saludable con la participación de todos", concluyó.

Varios participantes de los talleres, durante un paseo por espacios de su niñez en Utebo.
Varios participantes de los talleres, durante un paseo por espacios de su niñez en Utebo.
N. Gallardo

Recuerdos sobre la microhistoria

El áreas de Acción Social del Ayuntamiento de Utebo ha impulsado un proyecto social que tiene como objetivo conservar los recuerdos de los mayores para evitar que caigan en el olvido. Con el título ‘Utebo en la memoria’, ha pretendido ahondar en el pasado reciente y mostrar los cambios y transformaciones que se han producido en los últimos años, hasta diluirse la imagen de una localidad rural para convertirse en un entorno urbano, que cuenta ya con 18.691 habitantes.

El aula del mayor del municipio acogió esta actividad a través de varios talleres, en los que se trató de recopilar recuerdos y reminiscencias del pasado, sobre la evolución del municipio, vista por sus propios pobladores.

Los talleres fueron impartidos por la arquitecta social Naira Gallardo y se desarrollaron en diferentes sesiones en las que el objetivo principal era, según explicó, "escuchar las microhistorias contenidas en los recuerdos de los participantes". Acudieron vecinos de Utebo con una edad mínima de 55 años que hubieran pasado su infancia en el municipio: "Podían verbalizar y dar cuerpo a su memoria tras la activación de la misma en las diferentes actividades o juegos". El reto era recuperar ese "valioso patrimonio inmaterial" que, de otra forma, "se podría perder".

Para ello, "se crearon una serie de herramientas disfrazadas de juegos" con funciones concretas, como transformar la mirada, aflorar los recuerdos y exponerlos en el grupo. Pero también fue un foro de discusión en el que "localizar problemáticas y aportar posibles soluciones".

Las actividades se plantearon con nombres sugerentes como ‘El mapa de experiencias’, ‘Buceando en la memoria’, ‘El patio de mi recreo’ y ‘Matememoria’, con las que se hacía "un recorrido por el patrimonio inmaterial del grupo y sus recuerdos". "Una vez que esta memoria colectiva afloraba y se transformaba la mirada se obtenía un registro material del mismo", resume.

Con las conclusiones "se plantean una serie de interrogantes en los que se combinan la salud, la calidad en la experiencia de envejecer, la conservación patrimonial del casco histórico de Utebo o las políticas de conservación del mismo combinadas con una gestión de la renovación de las viviendas para adaptarlas a las necesidades del habitar en la tercera edad". La presentación de este proyecto coincidió con la puesta en común del estudio sobre la soledad no deseada, y se va a seguir difundiendo en todos los barrios del municipio.

Etiquetas
Comentarios