Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

"Un chino nunca comprará un piso con el baño a la entrada"

La joven china Yaxi Ye, que trabaja en la compañía Re/Max y Tú, es la única agente inmobiliaria de Zaragoza especializada en la clientela asiática. 

La joven china Yaxi Ye en la inmobiliaria Re/Max y Tú, en Cesáreo Alierta número 8, donde trabaja.
La joven china Yaxi Ye en la inmobiliaria Re/Max y Tú, en Cesáreo Alierta número 8, donde trabaja.
Oliver Duch

Vino a Zaragoza para ayudar a una tía suya en su bazar durante un mes y ya lleva tres años entre nosotros. Yaxi Ye, de 26 años, se ha convertido en la única agente inmobiliaria de la ciudad especializada en la clientela asiática desde la oficina de Re/Max y Tú, ubicada en Cesáreo Alierta. "El sector inmobiliario siempre me ha atraído y sabía que acabaría en él", sostiene esta joven, graduada en Lenguas Modernas por la Universidad de Deusto, en Bilbao, y con máster en Gestión de Empresas Europeas e Internacionales.

De padres inmigrantes de la provincia de Zhejiang y nacida en Madrid, Ye se considera ante todo china. "Aunque sea española de corazón, me identifico más con la cultura china. Inconscientemente, la vida te da a elegir", asegura. "Coges lo bueno de cada una. De la china, el respeto hacia los mayores y la familia y la cultura del trabajo. Y de la española, el reservar momentos de ocio; que es muy importante", resalta Ye, que también hace hincapié en lo "acogedora" que es la gente de Aragón.

De la comunidad china asentada en Zaragoza, esta agente inmobiliaria destaca tres aspectos: que es muy cerrada, que no le gusta exhibir su poder adquisitivo y que, en general, maneja "mucho dinero". "Sabe lo que quiere y cuando lo encuentra lo paga".

Pero, ¿qué es lo que más demandan los ciudadanos chinos? "Mis clientes (tiene una cartera de 370, el 80% de Aragón) son principalmente compradores de propiedades inmobiliarias; sobre todo pisos. En cuanto a los locales, el 50% es compra y el otro 50%, alquiler. Y también están los traspasos de negocios; el 90% son de hostelería y el 10%, peluquerías, alguna tienda de ropa y centros de estética", indica. Además, últimamente han experimentado una fuerte demanda de alquiler por habitaciones por parte de los estudiantes chinos que vienen cada año a la Universidad de Zaragoza y a la San Jorge.

Pisos grandes y altos

En opinión de Ye, que sus compatriotas se decanten más por la compra de viviendas -en lugar del alquiler- responde a la mentalidad de hacer negocio que les caracteriza. "Quieren tener autonomía económica y les gusta la propiedad privada", dice. No buscan una zona en concreto de la ciudad sino que el piso esté cerca de sus negocios, que sea grande ("tres, cuatro o más habitaciones porque viven padres, hijos y a veces los abuelos"), que esté situado a partir de la 4ª planta ("cuanto más alto más luminoso es y mejor ventilación tiene") y que esté orientado al norte o al este. Esto último, comenta la joven, son supersticiones. "Por el este sale el Sol y el día comienza en ese momento; eso es un buen augurio. Y al norte es la dirección de la verdad, de la cordura. Hay un dicho en español que dice 'No pierdas el norte'", explica.

Pero ahí no acaban las prioridades. Hay una en la que todas las familias chinas se fijan al abrir la puerta de un piso: que el baño no esté a la vista. "No comprarán un piso en el que el baño esté situado a la entrada o justo enfrente. Son malos augurios. 'Tu prosperidad se va por el retrete', se dice entre comillas", comenta con una sonrisa. "El prototipo es una vivienda cuadrada, bien de dormitorios, con poco pasillo y con la cocina y el salón cerca", resume.

Delicias, La Almozara, Las Fuentes y el Arrabal son los barrios con mayor población china y donde los clientes de Ye suelen adquirir sus primeras compras inmobiliarias. "El precio que manejan está por debajo de los 150.000 euros. Lo compran sobre todo como inversión", afirma. Pero también cuenta con un grupo minoritario de clientes que buscan "chalés buenos" por encima de los 350.000 euros. "Adquieren una segunda vivienda y la primera la tienen en alquiler o dejan que ahí vivan sus empleados. Hace unos años El Zorongo causó furor; era una marca de estatus. También compran en el primer tramo de Montecanal y en el Canal, alrededor de colegios como el Liceo Europa", asegura.

Locales amplios y en primera línea

También los chinos asentados en Zaragoza buscan locales amplios -ya sean en alquiler o compra- y que estén en una zona de mucho tránsito de personas. "De 500 metros cuadrados para arriba; sobre todo para hostelería, cadenas de gimnasios y bazares. La mayoría lo compra como inversión (puede ser una persona de Zaragoza o china) y se lo alquila al ciudadano chino. El precio varía mucho dependiendo de la operación", señala. Ye es la encargada de hacer las transacciones 'sell and leaseback', en las que busca al inversor y al inquilino. "Operaciones completas donde el vendedor vende bien, el inversor compra rentable y el que alquila lo hace a un precio que se lo puede permitir", subraya.

Por su parte, Octavio Pequerul, gerente de la oficina Re/Max y Tú, destaca la demanda de traspaso y alquiler de negocios y locales. "Es un porcentaje alto dentro de la ciudad; sobre todo locales de hostelería", dice. Asimismo, habla de la importancia de que la población asiática encuentre en la joven Ye a una interlocutora válida. "Los conoce y sabe sus necesidades. Confían más si la persona que les atiende es china", afirma.

Ye, que tiene en Wechat (como el Whatsapp pero con Instagram integrado) su herramienta para comunicarse con la comunidad asiática, alude a las dificultades ante una operación inmobiliaria. "Muchas transacciones resultan engorrosas y difíciles de entender para las personas de aquí. ¡Imagínate para un chino que no entiende el español! A veces ocurre que no saben lo que están firmando. Somos la agencia inmobiliaria de referencia para la comunidad china", asegura la joven, que suele visitar mensualmente establecimientos chinos por barrios para darse a conocer. "Son muy desconfiados y negociadores. Hay que saber tratar con ellos", dice. Para eso está ella. Vino para un mes y aquí sigue.

Etiquetas
Comentarios