Despliega el menú
Zaragoza

tradiciones

El mal tiempo desluce la celebración de San Antón en Tarazona

Menos mascotas de lo habitual recibieron la bendición del patrón de los animales

Tarazona
Un momento de la procesión con motivo de San Antón en Tarazona
N. Bermejo

El frío, el viento y la lluvia han deslucido este domingo la tradicional celebración de San Antón en Tarazona, cuando más de un centenar de vecinos suele asistir a la bendición de sus mascotas en el barrio turiasonense de San Miguel. En esta ocasión, el número de participantes ha descendido bastante.

“Por la meteorología se ha adelantado un poco la celebración y en la plaza del Puerto había poca gente, casi una veintena de caballos y jinetes de Novallas se han tenido que dar la vuelta por la lluvia, y sólo han bajado cuatro de Santa Cruz. Les damos las gracias a todos por querer colaborar, aunque no haya sido posible tener un día como otros años”, ha dicho impotente Carmelo Sánchez, de la Agrupación de Caballistas Hércules. Las cuatro monturas han bajado desde el barrio de San Miguel, donde han recibido la bendición del párroco, hasta el pilar de San Antón, al que han rodeado tres veces para lograr su protección para los animales.

La hoguera se encendió el sábado por la tarde-noche en la plaza de Toros Vieja, y ese momento sí se que se pudo celebrar la programación con normalidad, con una asistencia multitudinaria durante el reparto de patatas asadas tras el encendido del fuego. “Hubo mucha gente y dio tiempo a repartir la comida antes de que cayera algo de agua justo al final, pero por lo menos pudimos hacer lo que estaba previsto”, ha señalado Sánchez.

El turiasonense lleva muchos años encargándose de que se cumpla esta tradición. Empezó en 1996 con la intención de que no se perdiera esta costumbre por un empeño personal. “Empezamos a tener caballos y pensamos que había que volver a la tradición, la volvimos a hacer, se consiguió el pilar que tampoco estaba y esperemos que siga más años”, ha indicado el promotor de la celebración de San Antón en Tarazona. El deseo para el año que viene es que haga mejor tiempo y se pueda “seguir haciendo la fiesta”.

Etiquetas
Comentarios