Despliega el menú
Zaragoza

TAXISTAS

El uniforme que se perdió con el tiempo

La iniciativa de recuperar una imagen homogénea para los taxistas de Zaragoza recuerda que no es la primera vez que este gremio de la capital lleva este tipo de vestimenta.

[[[HA REDACCION]]] 0009692.jpg
Imagen de archivo del uniforme de un taxista en Zaragoza en el año 1962.
Archivo Municipal del AYTO. de Zaragoza

Un pantalón color camel, camisa blanca y chaleco y cazadora en tonos azul oscuro. Este es el conjunto de ropa que se puede convertir en poco tiempo en la imagen habitual que los ciudadanos de Zaragoza verán lucir en los taxistas de la ciudad, siempre que el conductor así lo desee. Aunque a primera vista esta medida voluntaria de la asociación provincial pueda parecer novedosa, lo cierto es que en su origen los taxistas siempre estuvieron ligados a un uniforme.

Así, hasta finales de los años 60, los conductores llevaban un traje completo con chaqueta, corbata y hasta gorra. Además, cuando el calor hacía su aparición en verano, los taxistas tenían que mantener este atuendo. Esto cambió, según relató Alfonso Zapater en HERALDO DE ARAGÓN, el 7 de junio de 1968. Ese día se aprobó un nuevo uniforme para las fechas estivales. Tal y como cuenta la crónica, desde ese momento se les permitió conducir en mangas de camisa gris. A pesar de ello, la corbata negra había que mantenerla y también existía la obligación de llevar la gorra de visera, una decisión que no acabó de contentar al gremio por lo "antihigiénico" de llevar ese complemento en la cabeza. Por si esto fuera poco, Zapater dio cuenta en este diario de las multas que ponía por ausencia de gorra, Alfonso Soláns Serrano, cuando era concejal delegado de Tráfico en el Ayuntamiento de Zaragoza alrededor de los 70.

En los años 80, esto cambió porque en octubre de 1985 se publicó en HERALDO la carta de un lector que hablaba de la abolición de esta medida, aunque también aprovechaba este espacio para quejarse de que había visto circular a un conductor en camiseta de tirantes, lo que le parecía "una grosería".

Esta libertad de vestimenta se ha mantenido hasta la actualidad, donde cada taxista puede llevar la ropa que considere más cómoda para desarrollar su labor. Sin embargo, desde la asociación provincial se han propuesto traer de vuelta tan singular medida. La propuesta surge debido a la amenaza de Uber y Cabify y con la intención de dar una mejor imagen del gremio. Aunque, por el momento lo van a hacer de forma voluntaria, lejos de los tiempos de las multas por no cumplir el código de vestimenta.

A pesar de que la época del uniforme queda lejana, ayer en la parada de Independencia, algún taxista parecía acordarse y bromeaba con la idea de que habría que ponerse gorra. Al margen de estos chascarrillos, había quien se mostraba muy favorable a esta iniciativa. Por ejemplo, Jesús Fermín Burillo, taxista situado en la céntrica parada, pensaba ya en comprar alguna camiseta y consideraba que esta medida debería ser "obligatoria". «Hay algunos compañeros que no van muy bien vestidos», lamentó Burillo. "Esto no deja de ser un servicio público y deberíamos ser como los conductores de autobús que llevan ropa corporativa", añadió este taxista.

Sin embargo, no todos eran de la misma opinión. Servilio, otro de los taxistas que se encontraba ayer por la mañana parado en Independencia, afirmaba que no se iba a poner el nuevo uniforme. "Hay que preocuparse de otras cosas antes que de la vestimenta", señaló. Para Servilio, estas mejoras más necesarias pasarían por la limpieza o por actualizar los vehículos. Además, a este taxista zaragozano le parecía peor que la cuestión de la vestimenta que otros conductores vayan tatuados o con ‘piercings’.

Sea como fuere, en pocos días los taxistas de Zaragoza que lo deseen podrán recuperar una tradición del gremio, como es el uniforme. Eso sí, en esta ocasión sin gorra con visera ni corbata

Etiquetas
Comentarios