Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

La biblioteca de Montañana deja a los vecinos helados 

Los vecinos del barrio rural denuncian que, desde el pasado mes de noviembre, este espacio solo ha abierto de forma intermitente por problemas con la calefacción, y reclaman que se agilice la construcción de la nueva biblioteca.

La biblioteca de Montañana.
La biblioteca de Montañana.
AVV Urdán

Los vecinos de Montañana que estén pensando en coger un libro de la biblioteca o deban devolver alguno en los próximos días, lo tienen difícil. Desde el pasado mes de noviembre, los residentes de este barrio rural se quejan de que este espacio tan solo ha abierto algunos días de manera intermitente, y que permaneció cerrado buena parte del mes de diciembre.

El motivo, aunque ellos aseguran no haber recibido ninguna información al respecto, son averías “importantes” en el sistema de calefacción que hacen imposible estar allí con temperaturas tan bajas como las de estos días. Así lo han confirmado fuentes del Ayuntamiento de Zaragoza, que aseguran que “el estado actual de la instalación es bastante precario” y que el Patronato Municipal de Educación y Bibliotecas, en colaboración con la Junta Vecinal, “están estudiando las posibles soluciones y alternativas”.

Desde la Asociación de Vecinos Urdán de Montañana lamentan no haber recibido ninguna información al respecto del cierre, a pesar de haber enviado una queja al consistorio a mediados del mes pasado. Según Daniel Usón, presidente del colectivo, el primer día que abrió en diciembre fue el 13, y esa misma tarde colocaron un cartel en el que se explicaba que la instalación permanecería cerrada por problemas técnicos, aunque sin fecha de apertura prevista. Ahora ya no hay ningún cartel, y tampoco es posible contactar con la biblioteca por teléfono. “Esto no había pasado nunca. Siempre había funcionado bien y estaba regularmente abierta”, comenta Usón.

Durante estas semanas de desconcierto, los vecinos han especulado con varias posibilidades: desde que la bibliotecaria estuviera de baja hasta que la conexión a internet estuviera estropeada, aunque como han podido comprobar, el cierre nada tiene que ver con eso. “No es de recibo tener las instalaciones en estas condiciones. ¿Tan gorda es la avería que en un mes no lo han podido arreglar?”, se preguntan desde la asociación.

Y es que, si bien no se trata de una biblioteca con demasiados servicios, sí que cumple un papel fundamental entre todos aquellos que quieren disfrutar de la lectura. Solo abre entre semana y durante las tardes –de 16.30 a 20.00-, aunque en verano el horario de apertura pasa a ser matutino, de 10.00 a 13.30. A pesar de ello, suele acoger actividades como cuentacuentos o talleres infantiles. “No es una biblioteca que se utilice para estudiar, porque al final es poco más que una sala de estar, pero no hay ninguna otra alternativa”, lamenta Usón.

A la espera de una nueva ubicación

Por todo ello, desde la Asociación llevan tiempo reclamando que se agilice el traslado de la biblioteca desde su ubicación actual, en la calle Nuestra Señora del Rosario, hasta el Centro de Tiempo Libre (CTL) inaugurado en 2018 gracias a un convenio entre el Ayuntamiento de Zaragoza y la DPZ.

Hasta el momento, la biblioteca se sitúa en local que ni siquiera es municipal, y que tienen alquilado a un particular. Está previsto que la segunda planta del CTL Paniporta, que atiende a niños de entre 3 y 14 años, albergue la nueva biblioteca, que ganará en espacio y en servicios.

“Es necesario que se traslade, porque el lugar en el que está ahora es completamente obsoleto”, considera Usón, que lleva cerca de dos años insistiendo en que ese traslado se agilice. “Lo lógico hubiera sido que se abriera todo a la vez, tanto el CTL como la nueva biblioteca, y no solo una parte”, concluye.

Etiquetas
Comentarios