Despliega el menú
Zaragoza

tribunales en zaragoza

Piden 2 años de cárcel para un quiosquero acusado de una estafa de casi 15.000 euros

El proveedor de periódicos, revistas y material de papelería lo denunció por seguir pidiendo y vendiendo productos cuando, supuestamente, ya sabía que iba a ser declarado insolvente y no abonaría la deuda. 

Montón de periódicos viejos.
Imagen de archivo de un montón de periódicos.
Freepik

La Audiencia Provincial juzgó este martes a Jesús Manuel S. S., un quiosquero de Zaragoza para el que un proveedor pide dos años de prisión por seguir vendiendo sus productos y generando deuda cuando ya sabía que era insolvente y no iba a poder pagar las facturas. Según el querellante, el acusado le ocultó su precaria situación económica e incluso el hecho de que se había dirigido a un juzgado de lo mercantil para instar un concurso de acreedores y liquidar su negocio. Y al hacerlo, mantiene, le generó pérdidas por valor de 14.390 euros, cantidad que ahora reclama.

Para la empresa que suministraba al quiosquero los periódicos, revistas y todo tipo de productos de papelería, existió un engaño. De ahí que su abogado, Javier Osés, acuse al encausado de un delito de estafa o, de forma subsidiaria, de apropiación indebida. Durante su informe, el letrado recordó que Jesús Manuel S. S. no solo vendía prensa, sino que también contaba con un datáfono suministrado por su cliente con el que recargaba tarjetas del bus y telefónicas. Y, según la acusación particular, el investigado siguió ofreciendo todos estos productos y quedándose el importe de las ventas a la vez que dejaba de abonar las facturas al proveedor.

El querellante reconoce que la relación comercial con el acusado había sido «absolutamente normal» hasta el pasado 17 de octubre de 2017, cuando empezaron a recibir los primeros recibos devueltos. «El encausado, siendo pleno conocedor de tal situación de insolvencia y de imposibilidad de pagar, continuó comprando periódicos, revisas y material sabiendo que no iba a pagar su precio y que cualquier reclamación que se pudiera instar sería infructuosa», recordó la acusación al tribunal.

Pero no opinan lo mismo ni la Fiscalía ni la defensa, que ayer solicitaron la absolución del quiosquero, quien regentaba su negocio en el entorno de la plaza de Roma de Zaragoza. Para el ministerio público, «no consta que el acusado tuviera intención de incumplir sus compromisos y que para ello ocultara deliberadamente su situación económica al proveedor con el fin de procurarse un ilícito enriquecimiento». De hecho, afirma que, pese a su difícil situación financiera, el acusado fue cumpliendo con sus obligaciones hasta que en septiembre de 2017 «se vio obligado» a promover el procedimiento concursal.

En los mismos términos se justificó la defensa, a cargo del abogado Óscar Ruiz-Galbe, quien recordó que el concurso fue resuelto por insuficiencia de masa activa en fecha 6 de octubre de 2017, de lo que dio cuenta el BOEel día 21 de ese mismo mes.

Etiquetas
Comentarios