Despliega el menú
Zaragoza

COMARCA CENTRAL

Utebo revisará cada azulejo de la torre mudéjar para evitar desprendimientos

El Arzobispado acomete los trabajos de consolidación mientras el perímetro permanece vallado por seguridad.

Un gran andamio y una lona recubren la emblemática torre mudéjar de Utebo.
Un gran andamio y una lona recubren la emblemática torre mudéjar de Utebo.
Francisco Jiménez

La emblemática torre mudéjar de Utebo, conocida como de los Espejos, se ha cubierto con un gran andamio para completar los trabajos de consolidación de las características baldosas que recubren su superficie, tras una exhaustiva inspección pieza por pieza para comprobar cuáles tienen riesgo de caída. Esta intervención menor la financia el Arzobispado de Zaragoza. El Ayuntamiento ha protegido el perímetro con una valla de protección, una medida de urgencia que adoptó tras detectar los primeros desprendimientos.

Esta obra se suma a una primera fase de actuación que se completó en 2016 en el primer cuerpo de la estructura, que mide más de 30 metros. Ahora, como en aquel momento, según explicó Ignacio Uriol, arquitecto técnico y responsable de servicios técnicos de la Diócesis de Zaragoza, se están sujetando las baldosas sueltas y se están sustituyendo las que están dañadas, reponiéndolas por copias casi idénticas elaboradas por el ceramista zaragozano Fernando Malo. Uriol adelantó que "aquellos azulejos que no ofrecen garantías se cambian, y se mantienen los que se pueden recuperar". La actuación superará los 30.000 euros, se inició a finales de diciembre y está previsto que se prolongue durante el próximo mes y medio.

El arquitecto técnico indicó que un rayo durante una tormenta eléctrica que se registró en verano afectó a un lado de la torre. Eso unido al paso del tiempo, a las inclemencias meteorológicas y a la pérdida de morteros y argamasas de algunas juntas derivó en un deterioro de estas singulares y antiguas piezas que decoran el revestimiento exterior de la torre de la iglesia de la Asunción. Tanto es así que, tras tener conocimiento de algunos desprendimientos, el Arzobispado decidió emprender una rápida actuación para comprobar el estado de conservación de las piezas cerámicas vidriadas de esta joya del patrimonio artístico y arquitectónico del mudéjar aragonés y proceder a solucionar el problema.

Jaime Latas conoce bien la situación en la que se encuentra este monumento, uno de los principales símbolos de Utebo. Él preside la asociación cultural Grupo de Historia San Ginés y Santa María la Mayor, cuyos voluntarios, entre otras funciones, se encargan de las visitas guiadas. Latas recordó la restauración que se abordó a principios del presente siglo –y que se prolongó tres años– cuando se sustituyeron aproximadamente la mitad de los azulejos originales (los mosaicos que decoran la torre son 8.700). Existen unos 14 modelos diferentes.

Algunos de los azulejos que se observan a través de los andamios y de la lona.
Algunos de los azulejos que se observan a través de los andamios y de la lona.
Francisco Jiménez

Por su parte, el concejal de Urbanismo,Rubén Estévez, explicó que cuando se constató la caída de alguna pieza se protegió el perímetro de la torre con carácter urgente y se comunicó al Arzobispado, como titular del inmueble, y a la Comisión de Patrimonio del Gobierno de Aragón. No en vano este monumento, que se terminó de construir en el año 1544, fue declarado Monumento Histórico-Artístico en 1931 y es Bien de Interés Cultural.

Etiquetas
Comentarios