Despliega el menú
Zaragoza

ciencia y salud

La Facultad de Medicina presenta en Zaragoza los avances para tratar el cáncer con hipertermia

La joven científica Raluca Fratila de la Universidad de Zaragoza en el ICMA y la empresa spinoff NanoScale Biomagnetics trabajan en un dispositivo médico elevando la temperatura de un tejido con fines terapéuticos.

Raluca Fratila, investigadora Ramón y Cajal de la Unizar y Nicolás Cassinelli, director de i+D de NanoScale Biomagnetics.
Raluca Fratila, investigadora Ramón y Cajal de la Unizar y Nicolás Cassinelli, director de i+D de NanoScale Biomagnetics.
Unizar

Representantes de los 13 socios del proyecto europeo TBMED se reúnen este miércoles en Zaragoza para presentar los avances en el desarrollo de un dispositivo médico para tratar el cáncer mediante hipertermia magnética, es decir, elevando la temperatura de un tejido con fines terapéuticos con el uso de nanopartículas magnéticas.

Este acto, para el que es preciso una inscripción gratuita pero obligatoria, se llevará a cabo en el Aula Magna de la Facultad de Medicina a las 15.30 del miércoles, informa la institución académica en una nota de prensa.

Para el desarrollo de este proyecto, Aragón cuenta con una financiación de un millón de euros de los 8,5 millones que aporta el programa Horizonte 2020, repartida entre la Universidad de Zaragoza y la empresa nB nanoscale Biomagnetics.

El equipo aragonés está encabezado por Raluca María Fratila, investigadora Ramón y Cajal de la Unizar en el grupo Bionanosurf del Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón (ICMA), centro mixto CSIC-UZ, que recibirá 503.000 euros para poder desarrollar el trabajo, centrado en la producción, caracterización y evaluación de nanopartículas magnéticas para hipertermia.

El proyecto tiene como objetivo crear un innovador banco de pruebas que ayude a agilizar el desarrollo de nuevos dispositivos médicos de alto riesgo.

Por parte de NanoScale Biomagnetics, su socio fundador y director de I+D, el ingeniero Nicolás Cassinelli lidera el grupo de diseñadores e investigadores que trabajará junto al consorcio y en especial con la Universidad de Zaragoza en la fabricación de los dispositivos médicos de aplicación de campo para Hipertermia Magnética de acceso libre para desarrollos de nuevas terapias.

El principal interés de la hipertermia surge de su comprobada eficacia como herramienta oncológica, en especial como tratamiento combinado con terapias clásicas como radioterapia y quimioterapia.

Su implementación utilizando nanopartículas y campos magnéticos como fuente de calor se llama Hipertermia Magnética (HTM), campo en el que Aragón es uno de los centros más avanzados del mundo en el estudio de sus materiales, y nB, con más de 10 años en el mercado, líder mundial en instrumentación para Hipertermia Magnética en laboratorio.

La doctora Fratila trabaja desde el año 2011 en el desarrollo de distintas aplicaciones de las nanopartículas magnéticas en el campo de la biomedicina. Su aportación consiste por un lado en optimizar la síntesis de las nanopartículas magnéticas y por otro en coordinar uno de los paquetes de trabajo del proyecto, centrado en la creación del servicio de caracterización y control de calidad del banco de pruebas.

El trabajo de innovación y desarrollo de la empresa nB nanoScale Biomagnetics ayudará a dinamizar y acelerar la incorporación de la HTM a las opciones clínicas de aplicación rutinaria en el sistema de salud pública y privada.

El proyecto TBMED ha sido financiado dentro de la convocatoria Foundations for Tomorrow’s Industry del programa Horizonte 2020 de investigación e innovación de la Unión Europea (UE) en el ámbito de la industria de las tecnologías médicas.

La Unizar explica que las nuevas regulaciones de la UE que rigen las tecnologías médicas (dispositivos médicos y diagnósticos in vitro) están introduciendo un nuevo conjunto de reglas para mejorar la seguridad de los dispositivos médicos en beneficio de los pacientes; como contrapartida, el acceso de pacientes a nuevos dispositivos médicos en Europa puede ser hasta cuatro veces más lento que en EEUU, lo cual representa un gran desafío para las pymes europeas, que ocupan un 95 % en el sector de las tecnologías médicas. 

Etiquetas
Comentarios