Despliega el menú
Zaragoza

crimen de los tirantes

A Rodrigo Lanza ya no le importa raparse y lucir tatuajes

El condenado por el homicidio imprudente de Víctor Laínez vuelve a cambiar de imagen en la vista para pedir su libertad. 

Las tres caras de Rodrigo Lanza
Las tres caras de Rodrigo Lanza
Heraldo

Rodrigo Lanza continúa su proceso de transformación. Si durante el juicio celebrado contra él en noviembre por el conocido como crimen de los tirantes (prenda con los colores de la bandera de España que solía vestir el fallecido Víctor Laínez) se presentó con una imagen totalmente distinta e incluso antagónica de la que lucía cuando fue detenido en diciembre de 2017, este martes parecía de nuevo otra persona.

Hasta el día del juicio, la imagen que se conocía de Lanza, a través de las fotos y vídeos publicados en internet a raíz de la condena en Barcelona por dejar tetrapléjico  a un policía de la Guardia Urbana durante un desalojo okupa, era la de un joven de marcada estética punki-alternativa, con rastas, piercings en los labios, dilataciones en las orejas y pañuelo palestino.

Pero después, ante el jurado popular que lo enjuició como presunto autor de un asesinato, se presentó con un aspecto pulido y estudiado, con camisa abotonada hasta arriba y un corte de pelo de lo más clásico. Nada en él recordaba al joven que se reivindicaba como antisistema y vivía una vida como tal, en un edificio okupa, aunque tenía trabajo en un restaurante vegetariano.

Este martes se le esperaba en la sala de vistas de la Audiencia donde se iba a discutir sobre si debe ser puesto ya o no en libertad, dado que en junio cumplirá dos años y medio en prisión provisional, la mitad de la condena que le ha sido impuesta por un delito de lesiones dolosas en concurso con un homicidio imprudente, con la circunstancia agravante de obrar por causas ideológicas o políticas.

Rodrigo Lanza apareció con un nuevo corte de pelo, con los laterales de la cabeza y la nuca rapados y con dos visibles tatuajes detrás de la cabeza de unas tijeras siguiendo sendas líneas de puntos, dibujos que no se apreciaban  durante el juicio con jurado.

La sentencia ha sido recurrida y el Tribunal Superior de Justicia de Aragón deberá pronunciarse en las próximas semanas o meses. Las acusaciones han pedido que anule el anterior veredicto y repita el juicio, en el que volverán a acusar a Lanza de asesinato. 

La defensa recordó a las partes que podría darse esa posibilidad, pero que debían tener en cuenta que podía ser absuelto de nuevo de asesinato y condenado a un delito más leve, como ocurrió en noviembre.

De repetirse el juicio, habrá que esperar a ver por qué imagen opta en esa ocasión Rodrigo Lanza.

Etiquetas
Comentarios