Despliega el menú
Zaragoza

Ayuntamiento de Zaragoza

Vox exige eliminar los 3,5 millones previstos para cooperación al desarrollo y PP-Cs se opone

El gobierno se muestra dispuesto a negociar un mayor control de estas ayudas. Calvo quiere cerrar la oficina
de transversalidad de género.

María Navarro, junto a los ediles de Vox Julio Calvo y Carmen Rouco, en una comisión de Hacienda.
María Navarro, junto a los ediles de Vox Julio Calvo y Carmen Rouco, en una comisión de Hacienda.
Toni Galán

A diez días de que concluya el plazo de presentación de enmiendas al presupuesto de 2020, Vox empieza a marcar distancias del gobierno municipal. El portavoz municipal, Julio Calvo, sostuvo ayer que el presupuesto es "socialdemócrata" y esgrimió la que va a ser una de sus principales exigencias: eliminar los fondos para las ayudas de cooperación al desarrollo. El gobierno PP-Cs descartó esta posibilidad, aunque se mostró dispuesto a reforzar el control de estas partidas.

A la espera de formalizar sus enmiendas, Vox, cuyo voto es determinante para la aprobación de las cuentas, dejó claro que el elemento más importante es la supresión de las ayudas a la cooperación al desarrollo. "No estamos en contra de que se concedan, pero debería ser una competencia única e indelegable del Estado. El Ayuntamiento de Zaragoza no tiene capacidad para controlar el destino de estas subvenciones", afirmó Calvo.

Los fondos para cooperación al desarrollo figuran entre los más relevantes de todo el paquete que se destina a entidades sociales que gestiona el Ayuntamiento. Para 2020, hay tres partidas: 2 millones para subvenciones, 1,4 para proyectos y 40.000 euros para un programa de solidaridad. "Es una línea roja. No sé si los chabolistas están peor en Nicaragua que aquí", dijo Calvo, que no obstante se mostró dispuesto a negociar. Se mostró convencido de que al menos el gobierno PP-Cs recortará la partida de cooperación.

"Imposible ejecución"

La concejal de Hacienda, María Navarro, prefirió esperar a conocer el fondo de la propuesta de la formación de extrema derecha, aunque avanzó que suprimir las ayudas a la cooperación internacional porque no es competencia municipal afectaría a muchos otros proyectos sociales que tampoco lo son. Dijo comprender el fondo de la propuesta de Calvo, pero advirtió de que es "de imposible ejecución".

Compartió la crítica de que buena parte de los fondos de cooperación acaban en los gastos que generan las estructuras de las entidades que los gestionan y defendió la necesidad de un mayor seguimiento.En este sentido, la responsable municipal se mostró dispuesta a que el 4% del importe de los convenios se destine a verificar el retorno social de la inversión. En cualquier caso, Navarro se mostró optimista respecto a las posibilidades de aprobar el presupuesto el próximo 30 de octubre y señaló que tratará de negociar las enmiendas que presente Vox antes de que lleguen a la comisión de Hacienda.

La petición de eliminar los fondos de cooperación se suma a otras reivindicaciones de Vox, como cerrar la oficina de transversalidad de género, que se encarga de garantizar las políticas de igualdad en el seno del Ayuntamiento de Zaragoza. Tiene una partida de 12.000 euros.

"Se dedica a crear guías de lenguaje inclusivo. Es una vergüenza que se destine dinero a esas cosas. No creo que ningún funcionario municipal vaya a enmendar la plana a la RAE", llegó a decir Julio Calvo. La concejal de Igualdad, María Antoñanzas, recordó que la oficina está en el presupuesto, con un incremento de 2.000 euros, y defendió que "hace un papel importante en el desarrollo de políticas de igualdad en el Ayuntamiento".

Julio Calvo señaló como tercer vector la memoria histórica, aunque el presupuesto municipal de PP-Cs apenas reserva fondos para esta cuestión. Solo se ha previsto la creación de un grupo de trabajo, dotado con 20.000 euros para contar con la opinión de expertos para cuestiones vinculadas a la modificación de la denominación de las calles. Se trata de una partida nueva, que la vicealcaldesa, Sara Fernández, defendió para poder contar con el asesoramiento histórico necesario.

En su batalla contra la gestión de competencias impropias, Vox también defendió la supresión de la junta arbitral de consumo del Ayuntamiento, dado que existe un organismo similar en Aragón. La junta tiene una partida de 15.000 euros para sus gastos de funcionamiento.

Calvo dijo no entender por qué "la izquierda no apoya el presupuesto", dado que lo consideró "continuista" con el que planteó ZEC. A su juicio, es un presupuesto "muy redistributivo y poco prestador de servicios" y criticó el excesivo peso de los gastos de personal y corrientes.

Etiquetas
Comentarios