Despliega el menú
Zaragoza

tribunales en zaragoza

Inhabilitadas dos dentistas por poner 5 implantes fuera de la encía a una paciente

La Fiscalía pedía la absolución de ambas odontólogas, pero la sentencia considera probada la imprudencia grave cometida en una clínica de Zaragoza. Las acusadas no podrán ejercer la profesión durante seis meses.

Radiografía de la boca de la paciente tras la colocación de los implantes defectuosos.
Radiografía de la boca de la paciente tras la colocación de los implantes defectuosos.
HA

La titular del Juzgado de lo Penal número 5, Ana Montserrat Llorca, acaba de condenar a seis meses de inhabilitación a dos dentistas por la imprudencia profesional grave que cometieron al colocar cinco implantes fuera de la encía a una paciente en un clínica de Zaragoza. Además de no poder ejercer su profesión durante este tiempo, las odontólogas Saida C. A. y Stephani S. B. tendrán que abonar sendas multas de 1.080 euros, indemnizar a la denunciante con otros 2.800 euros y hacerse cargo de las costas procesales, incluidas las de la acusación particular. Porque la Fiscalía no veía delito en el proceder de las acusadas y fueron los abogados de la perjudicada, Carmen Sánchez y Juan Sánchez, quienes convencieron a la magistrada de que el grave error cometido por estas, tanto a la hora de diagnosticar el tratamiento como en el momento de ejecutar la intervención, merecía un reproche penal.

La juez declara responsable civil subsidiaria a la clínica Zaragoza Proyecto Odontológico, ya que aunque las encausadas explicaron en el juicio que ya no trabajan allí, formaban parte de su equipo médico y estaban en sus instalaciones cuando ocurrieron los hechos, entre febrero y marzo de 2016.

La sentencia no es firme y las partes pueden recurrirla ante la Audiencia Provincial de Zaragoza. De hecho, pese a la condena, la acusación particular ya ha anunciado que tiene intención de impugnar el fallo, ya que este no considera probadas ni las secuelas ni los daños morales por los que reclamaba casi 35.000 euros.

En el apartado de hechos probados, la juzgadora explica que fue el 15 de febrero de 2016 cuando la paciente acudió a la clínica para que le asesoraran sobre un tratamiento bucal. Para hacerlo, recuerda, la acusada Stephani S. B. realizó «como única prueba una panto-radiografía».Solo una semana después, la también encausada Saida C. A, extrajo dos colmillos a la mujer para posteriormente colocarle cinco implantes en la parte superior de la boca. «Tras dicha intervención, uno de los implantes comenzó a perforar la encía, pudiéndose comprobar tras realizar un escáner (...)que todos los implantes que le habían colocado estaban fuera de tabla», indica la juez.

A la hora de condenar a la dos dentistas, la sentencia precisa que la paciente padecía un edentulismo grave –con pérdida de dientes en la parte superior– desde hace más de 15 años. «Pese a lo cual, ninguna de las dos acusadas entendieron necesario obtener una imagen tridimensional (TAC) para confirmar si existía hueso y espacio suficiente para la colocación de los implantes», indica.

La paciente aseguró durante el juicio que le habían «arruinado» la vida. Según esta mujer, cuando los tornillos le atravesaron la encía, sufrió «un dolor insoportable» para el que no le dieron ninguna solución. Y desde entonces, explicó, sufre un terrible perjuicio estético que le impide trabajar, comer y hasta dormir.

Recuerda la juez que una especialista y dos forenses coincidieron en señalar que la práctica de un TAC era «esencial» en este caso, «ya que tras mucho tiempo sin piezas se podía sospechar la falta de hueso». Es más, según estos, «no se utilizó el material ni la técnica adecuada» a la hora de llevar a cabo el tratamiento. Por ello, la magistrada concluye que se infringieron «las normas más elementales que regulan la correcta praxis médica».

Etiquetas
Comentarios