Despliega el menú
Zaragoza

Sanidad

Hasta 280 farmacias de Zaragoza han pedido contar con un horario ampliado durante 2020

La mayor parte de estas boticas abrirán el sábado por la mañana. El sector busca una salida al reducirse su facturación en los últimos años por la bajada del precio de los medicamentos.

Foto de archivo de una farmacia
Foto de archivo de una farmacia
HA

Hasta 280 farmacias de Zaragoza capital y provincia han pedido ampliar su horario en 2020. Tan solo siete más que en 2019, pero 242 más si nos remontamos a 2014, cuando solo tramitaron esta solicitud 38 establecimientos. El sector, castigado por la crisis y la bajada del precio de los medicamentos, ha buscado alternativas de negocio en los últimos años.

Las solicitudes de horario se renuevan anualmente. Las peticiones se dispararon a partir del nuevo reglamento de Ordenación Farmacéutica, aprobado a mediados de 2017 por el Departamento de Sanidad. Este estableció un horario mínimo de apertura para las boticas de 37,5 horas semanales, de lunes a viernes de 9.00 a 22.00, con una obligada apertura en la franja de 10.00 a 13.00 y de 17.00 a 19.00. Plantea, eso sí, excepciones dependiendo del número de habitantes del municipio y sus circunstancias.

Pero la principal novedad de esta norma radica en que deja abierta la posibilidad de que los establecimientos puedan pedir una ampliación horaria hasta con seis alternativas diferentes, incluida la de abrir los sábados por la mañana. Una opción que fue muy demandada por las farmacias durante años.

Así, para 2020 –además de las de las guardias oficiales–, 204 boticas de Zaragoza (73 en la provincia) levantarán la persiana el sábado por la mañana. Mientras, habrá once que darán servicio de lunes a domingo (de 9.30 a 21.30) todos los días del año y 53, de lunes a sábado ininterrumpidamente (de 9.30 a 21.30 excepto festivos).

Dos farmacias 24 horas

Entre las opciones que el reglamento ofrece a las boticas es poder dar servicio 24 horas los 365 días del año. Debido al sobre esfuerzo de personal que exige este módulo, solo son dos establecimientos los que se han animado a hacerlo (los mismos que en 2019). Ambos están en la capital aragonesa, pero en diferentes barrios: uno en el centro de la ciudad (paseo de Sagasta) y otro en Bombarda (Vía Hispanidad).

Tener las farmacias abiertas durante más horas de las ‘oficiales’ ha pasado a ser algo habitual, sobre todo en la provincia de Zaragoza. El sector ha tenido que ‘reinventarse’ tras unos años complicados por la crisis económica y la continua bajada del precio de los medicamentos, utilizada por el Ministerio de Sanidad para conseguir ahorrar en la partida farmacéutica.

De hecho, el colectivo ha alertado en numerosas ocasiones del riesgo que corre su futuro, ya que entre el 80% y el 90% de su facturación depende de las recetas. Precisamente, ante esta situación, el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Zaragoza, Ramón Jordán, pidió ayer a las administraciones un "apoyo práctico y real" al actual modelo de farmacia que facilita actualmente una atención "universal", independientemente del punto del territorio donde vivas. Para garantizar su solvencia, Jordán apostó por considerar a los farmacéuticos "algo más que simples dispensadores de medicamentos" y convertirlos en profesionales de la salud.

Las cifras avalan esta reflexión. De las 735 farmacias de la Comunidad, hasta un 10% han llegado a tener estos últimos años una Viabilidad Económica Comprometida (VEC). Hay que tener en cuenta que muchas boticas del medio rural dan servicio a poblaciones muy pequeñas y, por lo tanto, su nivel de ventas resulta menos rentable que algunas situadas en las capitales de provincia. De hecho, durante los últimos años algunos de estos establecimientos han tenido que cerrar. Solo en la provincia de Zaragoza, nueve han tenido que cesar su actividad y convertirse en botiquín.

Etiquetas
Comentarios