Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

La cámara de un taxi permite a una joven de Zaragoza pedir cárcel para un amigo por abusos

El vehículo estaba dotado de un sistema de grabación que, al parecer, recogió el momento en que el varón la manoseaba. Los hechos se produjeron durante las pasadas Fiestas del Pilar en Zaragoza

La agresión se produjo en un taxi tras abandonar el recinto ferial de Valdespartera
La agresión se produjo en un taxi tras abandonar el recinto ferial de Valdespartera
Raquel Labodía

El riesgo que entraña trabajar solo y de noche ha llevado a algunos taxistas de Zaragoza a instalar cámaras de seguridad en sus vehículos. Y fue precisamente uno de estos dispositivos el que permitió a una joven denunciar los presuntos abusos sexuales a los que la sometió un amigo, identificado como Alex A. H., para el que ahora acaba de solicitar una condena de tres años de prisión. Los hechos se produjeron el pasado 13 de octubre, último día de las Fiestas del Pilar, cuando los dos jóvenes regresaban a sus respectivas casas en el mismo taxi tras pasar la noche en el recinto ferial de Valdespartera.

Cuando compareció en comisaría para denunciar lo sucedido, la víctima, de 19 años, explicó a los agentes que además de ella y el supuesto agresor, en el taxi viajaba también su novio. Pero este se sentó en el asiento del copiloto, por lo que no se enteró de lo que estaba sucediendo en la parte trasera del vehículo hasta que el denunciado se apeó a la altura del Camino de Las Torres. En ese momento, la chica contó a su pareja que su amigo le había estado manoseando las piernas y los pechos. Le dijo igualmente que, hasta en dos ocasiones, el joven le cogió la mano y se la llevó a su entrepierna.

La denunciante aseguró a su novio que la actitud del amigo la dejó completamente paralizada y que se quedó callada sin saber qué hacer. Todo esto se lo contó delante del taxista, que al escucharlos les explicó que el vehículo estaba dotado de una cámara de seguridad, poniendo a su disposición la grabación para poder probar los abusos y tramitar la correspondiente denuncia. De hecho, los vídeos del trayecto fueron entregados después a los investigadores.

Él dice que la joven se insinuó

Con la información facilitada por la joven, la Policía Nacional logró identificar al sospechoso, al que se detuvo al poco tiempo por estos hechos. Aunque el juez de guardia lo dejó después en libertad provisional, mantuvo la medida de alejamiento que le impide todavía aproximarse o establecer contacto con la joven.

Concluida la fase instrucción del caso, el abogado de la denunciante, Marco Antonio Navarro, acaba de pedir una condena de tres años de cárcel para el investigado por un delito de abusos sexuales. En su escrito de calificación, solicita también que al acusado se le aprecie la agravante de abuso de confianza, por entender que este se aprovechó de su condición de mejor amigo de la chica para, presuntamente, perpetrar el delito.

Cuando prestaron declaración, tanto la joven como su novio reconocieron que aquella noche habían tomado «alguna copa». Sin embargo, ambos insistieron en que se encontraban «conscientes y en perfectas facultades».

El acusado, por su parte, niega los cargos y asegura que fue su amiga la que se le insinuó cuando iban juntos en los asientos traseros del taxi. Por ello, la defensa solicita la absolución.

Etiquetas
Comentarios