Despliega el menú
Zaragoza

comunidad de calatayud

Las obras de la nueva comisaría de Calatayud llevan ya casi diez meses paralizadas

Aún está pendiente la resolución del contrato adjudicado, que supondría que el proceso tuviera que volver a licitarse.

futuro edificio comisaria nacional de calatayud [[[FOTOGRAFOS]]]
Exterior del edificio en construcción de la futura comisaría de Calatayud.
Macipe

Las obras de la futura comisaría de la Policía Nacional en Calatayud alcanzan este diciembre los diez meses sin ningún avance. En estos momentos, según fuentes de la Delegación del Gobierno en Aragón, todavía se está tramitando la resolución del contrato, que se adjudicó en su momento a la UTE conformada por Joca, ingeniería y construcciones y la bilbilitana Construcciones Peñalosa, que recurrió la resolución porque su intención era concluir la obra en solitario. Según ha podido saber este periódico, todo el proceso sigue pendiente de la resolución de varios trámites administrativos para desencallar la situación, a lo que se suma la falta de la formación del Ejecutivo central.

Antes de que se retomen los trabajos, también será necesario que los técnicos evalúen exactamente lo que queda por hacer y en qué estado se encuentra el centro de trabajo después de tantos meses a la intemperie. En concreto, el nivel de ejecución, según apuntó Delegación en marzo, se encontraba al 50%. Por delante todavía quedarán unos cinco meses para culminar las instalaciones, ya que está pendiente el recubrimiento de la estructura exterior del edificio, los accesos, el acondicionamiento de la parcela y también el equipamiento interior, a lo que se podrían añadir algunas reparaciones en lo ya ejecutado y que se encuentra a la intemperie.

En mayo de 2018 el Ministerio del Interior, aún bajo mandato de Mariano Rajoy y antes de que sucediese este último contratiempo, estimaba, en una respuesta parlamentaria a la diputada socialista Susana Sumelzo, que la entrada en funcionamiento se produciría en el primer cuatrimestre de 2019. En marzo de este año, la delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez, se reunió con el actual responsable de la cartera de Interior, Fernando Grande Marlaska, y se consideró que esta intervención era "un proyecto prioritario". Sin embargo nueve meses después no hay ningún avance.

Ya desde sus inicios, las obras han estado rodeadas de demoras y contratiempos. La intervención, cuando se presentó en marzo de 2015, contaba con un presupuesto de 3,3 millones y acabó adjudicándose por 1,6, el centro de trabajo no se abrió hasta un año después y hubo que cambiar el proyecto por un fallo en los cálculos de la resistencia de los suelos, lo que paralizó también la intervención hasta que se retomó a mediados de 2017 y continuó hasta febrero de 2019, cuando el proyecto volvió a embarrancar.

El objetivo de la nueva comisaría (en la avenida de Pascual Marquina) es sustituir a la que está en servicio situada en la calle de la Coral Bilbilitana y bastante obsoleta. Una vez acabado el nuevo centro, tendrá más de 2.300 metros cuadrados útiles repartidos en cuatro alturas: la planta calle para atención al ciudadano –DNI, pasaporte, denuncias– y, arriba, oficinas, despachos y salas de reuniones. Bajo suelo irían los calabozos, garajes y vestuarios. Por su parte, el Ayuntamiento de Calatayud mostró su interés por el edificio antiguo para reformarlo y ubicar allí la sede de la Policía Local, que también necesita de un espacio acorde a su actividad.

Etiquetas
Comentarios