Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Intercambio de libros 'con alma' en la plaza del Pilar

La iniciativa 'Libros que importan', que suma su tercera edición consecutiva en Zaragoza hasta el próximo 30 de diciembre, permite regalar un libro especial con nuestra propia dedicatoria y recibir a cambio otro significativo para su anterior dueño.

Reposan en nuestras estanterías, mesillas o sofás, pero están llenos de vida. Viajan con nosotros, nos transportan a las más trepidantes aventuras y nos hacen reflexionar. Los libros son pequeños tesoros que, muchas veces, se convierten en compañeros inseparables. Porque un libro es mucho más que páginas y tinta, un libro puede marcarnos para siempre, guiarnos e incluso transformar nuestro mundo. 

Libros de este tipo -que pueden ser tan diversos como diferentes son las personas- son los que se han comenzado a intercambiar este jueves en la plaza del Pilar, en el marco de la iniciativa 'Libros que importan', que suma su tercera edición consecutiva en la capital aragonesa de la mano de Atrapavientos y con el apoyo del Ayuntamiento de Zaragoza.

Para participar solo hay que seleccionar un libro especial, que signifique algo para nosotros, escribir en él una dedicatoria, envolverlo y entregarlo en la caseta habilitada en el mercadillo navideño de la plaza del Pilar, junto al Belén. A cambio, recibirá otro ejemplar envuelto y dedicado, de un 'amigo invisible'.

Entre los libros que se intercambian se encuentran algunos muy significativos en la infancia o la juventud de sus anteriores dueños, otros que han pasado por tres o cuatro generaciones de una misma familia, e incluso "el último libro que una persona pudo leer con sus ojos, antes de quedarse ciega", comentaba Manuel Durán, de Atrapavientos, mientras los participantes se acercaban a dejar sus ejemplares, con la ilusión de descubrir el libro que iban a recibir a cambio y de leer su dedicatoria.

"Somos muy lectores en la familia y, como el año pasado no nos dio tiempo, este hemos vuelto para traer nuestro libro, aunque es muy difícil escoger solo uno", explicaba Carolina, que ha acudido esta mañana con sus dos hijos para intercambiar sus ejemplares. "Yo he traído 'La Tempestad', de Juan Manuel de Prada, porque es la primera vez que leí a un autor con el que no simpatizo y descubrí que un libro va más allá de la ideología", añadía Carolina, que a cambio ha recibido 'Valor', de Clara Usón.

Su hija, Violeta, ha llevado 'El Superzorro', de Roald Dahl, un libro importante para ella porque lo ganó en un concurso de dibujo. Ella se ha llevado 'Los Aires Favorables', de la escritora mexicana Edmée Pardo, con una sorpresa: estaba dedicado por la propia autora, ya que este año se han sumado a la iniciativa desde Ciudad de México. 

"Les gusta mucho leer y así cambian y leen otros libros", señalaba Regina, que también ha acudido este jueves por la mañana a la plaza del Pilar con sus dos hijos. Valeria y su hermano Bastian han llevado un cuento de Caillou y 'El sueño del tren' con la ilusión de que otros niños lean los libros que a ellos tanto les han gustado. En el intercambio se han ido a casa con historias de 'Las Tres Mellizas' y de 'Kika Superbruja'.

Solo hasta la 13.00 de este jueves se habían recogido ya más de 120 libros. "A la gente le gusta mucho esta iniciativa porque es algo sentimental, no es solo un intercambio", añadía esta mañana Manuel Durán. Hoy ha sido el primer día, pero quienes lo deseen pueden acudir hasta el próximo lunes, 30 de diciembre, a entregar su libro y a recoger otro, en horario de 11 a 13.30 y de 17.00 a 21.00.

Los políticos también intercambian libros

Este jueves por la mañana también se han acercado hasta la caseta de Atrapavientos en la plaza del Pilar algunos políticos, como la vicealcaldesa de Zaragoza, Sara Fernández, que ha considerado que 'Libros que importan' es una actividad "maravillosa" para fomentar la lectura.

Fernández ha llevado 'Piedad', de Miguel Mena, un autor que le gusta especialmente y que en este caso recoge historias "muy intensas" y "muy cortitas", que son una buena forma de disfrutar de la literatura en pequeñas dosis ahora que tiene mucho menos tiempo para leer del que le gustaría.

En contraprestación, ha recibido 'Dune', de Frank Herbert, que leyó hace "muchísimos años" y que le parece "fenomenal" volver a leer ciencia ficción, "además de vivirla en el Ayuntamiento", ha bromeado.

También ha acudido la portavoz municipal socialista, Pilar Alegría, quien ha llevado 'El infinito en un junco', de la zaragozana Irene Vallejo y ha recibido 'Finales que merecen una historia', de Albert Espinosa.

Etiquetas
Comentarios