Despliega el menú
Zaragoza

ayuntamiento de zaragoza

PP-Cs garantiza la bajada del IBI en 2020 entre dudas de la oposición

El gobierno municipal, con el apoyo de Vox, aprueba las ordenanzas fiscales. La izquierda las tacha de "regresivas".

Jorge Azcón y Sara Fernández, en una imagen en el Ayuntamiento de Zaragoza.
Jorge Azcón y Sara Fernández, en una imagen en el Ayuntamiento de Zaragoza.
Guillermo Mestre

El Ayuntamiento de Zaragoza cumplió este viernes el guion y aprobó de forma definitiva en el pleno, con los votos de PP, Cs y Vox, las ordenanzas fiscales del año 2020, que están marcadas por la disminución del Impuesto sobre los Bienes Inmuebles (IBI). El gobierno municipal dio garantías de que el tributo no solo no subirá, sino que bajará un 0,45% de media incluso si el Ministerio de Hacienda no firma el decreto por el que acepta la bajada del 3% en los valores catastrales solicitada por el Consistorio zaragozano.

La concejal de Hacienda, María Navarro, presentó el proyecto fiscal, además de anunciar la desestimación de la mayoría de las alegaciones. Solo se salvó una referida a las familias numerosas, que contarán hasta el 31 de enero para solicitar las bonificaciones aprobadas este año. Pero la edil sorprendió al anunciar que el IBI bajará aunque el Gobierno central no firme el decreto ley para bajar los valores catastrales, en contra de lo que se había sostenido hasta ahora.

Con una simulación que facilitó a los grupos, si se aprobara el real decreto la recaudación bajaría 1,1 millones de euros (hasta los 158,6 millones), mientras que en el caso de no aprobarse, la reducción sería de 710.000 euros (159,1 millones). En el primer caso la disminución sería del 0,74%, mientras que el segundo se quedaría en el 0,45%. Hasta ahora, los grupos políticos habían sostenido que el IBI subiría hasta un 5% si Hacienda no se firmaba el real decreto. Navarro explicó que esta situación se produce porque la bajada del coeficiente reductor que se ha producido este año, y que ha sido del 7%, se consolida de cara a 2020.

Los grupos de la oposición criticaron que Navarro diera estos datos el día de la aprobación definitiva de las ordenanzas y pusieron en duda las cifras. "Qué preocupada debe de estar con esto. El día 1 de enero veremos lo qué pasa. Tendrá que pedir disculpas a los ciudadanos", dijo el socialista Horacio Royo. El concejal de ZEC Alberto Cubero puso en duda los cálculos del Área de Hacienda y Fernando Rivarés, de Podemos-Equo, sostuvo que "no es verdad" que vaya a bajar el IBI. "Va a subir entre el 4% y el 6%", coincidieron los dos.

Al margen de esta cuestión, Navarro desgranó algunas de las novedades que tienen las ordenanzas. Por ejemplo, el descuento en el IBI para las familias numerosas (las de tipo general tendrán el 60%, que sube hasta el 70% en las de carácter especial). Además se amplía la bonificación de la plusvalía al segundo inmueble heredado hasta un valor de 150.000 euros. El descuento pasa del 20% al 50%. Por otro lado, se incluye una rebaja del IBI del 30% para los inmuebles destinados a comercio minorista. Por su parte, Carmen Herrarte, de Cs, afirmó que "este gobierno se comprometió a arreglar los problemas de la ciudad sin subir impuestos".

Para Royo, estas ordenanzas fiscales son "regresivas e injustas" y fue especialmente crítico con el planteamiento de las bonificaciones a las familias numerosas, que el PSOE defiende que deberían concederse en función del valor catastral. Para Alberto Cubero, las ordenanzas no tienen ningún criterio de progresividad fiscal, que también citó la subida del bus urbano, que se tramita al margen de las ordenanzas. Rivarés dijo que la propuesta era "antisocial e injusta". "Privilegian a los privilegiados", dijo.

Julio Calvo, de Vox, defendió las bonificaciones a las familias numerosas, una de las aportaciones de su partido en el proceso de votos particulares.

Etiquetas
Comentarios