Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

El soterramiento de la A-68 podría llegar con los presupuestos de 2020

Los impulsores de la iniciativa celebran en un comunicado que la Subdelegación del Gobierno en Aragón les haya confirmado que ya ha finalizado la redacción del proyecto, que podría incluirse en los Presupuestos Generales del Estado cuando se constituya el Gobierno central.

La A-68, a la altura de la rotonda del Cuarto Cinturón.
La A-68, a la altura de la rotonda del Cuarto Cinturón.
Guillermo Mestre

Los atascos que se producen a diario en la A-68 a la altura de la rotonda del Cuarto Cinturón podrían tener los días contados. Tras varios años sufriendo retenciones de varios kilómetros en este punto, empresarios, trabajadores y vecinos de La Cartuja Baja han logrado que el proyecto de soterramiento de este cruce ya esté redactado. Así lo han confirmado también fuentes de la Delegación del Gobierno en Aragón, que aseguran que el valor de la obra rondaría los 13 millones de euros.

Se trata de un primer paso muy celebrado por la Plataforma por el soterramiento de la A-68, aunque sus integrantes son conscientes de que todavía queda mucho camino por delante. “Hemos adelantado mucho, pero para conseguirlo tiene que haber un Gobierno y tienen que aprobarse los Presupuestos Generales del Estado”, afirma José María Lasaosa, alcalde del barrio rural de La Cartuja Baja. Por ello, tras conocer que el proyecto ya está redactado, el trabajo del colectivo se centrará en intentar ganarse el apoyo de los políticos. “La idea que llevamos ahora es solicitar entrevistas con los diferentes grupos políticos que puedan representarnos en Madrid para explicarles el problema e intentar que esta actuación incluya en los presupuestos de 2020”, comenta.

El problema al que hace referencia Lasaosa es el mismo desde hace más de una década: atascos de varios kilómetros en las horas punta de entrada y salida del trabajo que han ido generalizándose con el paso de los años. “Empezamos a detectar lo que ocurría en 2008, pero no era todavía algo exagerado y, además, con la llegada de la crisis no hubo grandes inversiones ni empresas que se instalaran en los polígonos”, apunta el alcalde.

No obstante, la situación cambió a partir del año 2015, cuando la actividad económica comenzó a reactivarse y los atascos empezaron a oscilar entre los 25 y los 45 minutos cada día. Además, no parece que el problema vaya a minimizarse en el futuro, sino todo lo contrario. “Estamos hablando de 12 millones de metros cuadrados de suelo industrial que van a continuar creciendo. Además de la llegada de Amazon a El Burgo de Ebro, hay dos polígonos como PTR y Empresarium que están en pleno desarrollo”, señala Félix Moreno, miembro de la Asociación Vecinal Jerónima Zaporta.

Empresarios y comités de la zona lo apoyan

El soterramiento de este tramo conflictivo cuenta también con el visto bueno de los empresarios de la zona, con los que la Plataforma, la Junta Vecinal y la asociación siempre han mantenido contactos. “Consideramos que la mejor manera de poder acometer esta actuación era teniendo en cuenta a la gente de los polígonos, de la Ribera Baja y de pueblos como El Burgo de Ebro, Pina de Ebro, Quinto o Escatrón, ya que ellos también se ven afectados por las retenciones”, apunta Lasaosa.

“Es un problema que nos afecta a todos y es más fácil solucionarlo entre todos”, señala Jorge Bernad, Comité de Empresa y de Seguridad y Salud de Trox. Bernad considera que el soterramiento pondrá fin a los problemas de circulación que se generan a diario en la zona, ya no solo por el tráfico de empleados, sino por la cantidad de materiales que por allí se transportan. “Es una vía de entrada tanto de materia prima como de materia elaborada. De hecho, durante muchos años se han hecho aquí las piezas de los molinos, que tienen unas dimensiones muy grandes”, comenta.

Junto a los empresarios, la plataforma logró reunir a principios de junio de 2018 casi 6.500 firmas y 117 cartas de apoyo al soterramiento que fueron presentadas a la Delegación del Gobierno en Aragón para que esta trasladara la reivindicación al Ministerio de Fomento.

La propuesta también consiguió el apoyo de todos los grupos del Ayuntamiento de Zaragoza, ya que el Pleno Municipal aprobó por unanimidad la moción presentada por Chunta Aragonesista para reclamar a Fomento el soterramiento de la rotonda de la A-68 en el cruce con el Cuarto Cinturón.

Y es que, además de las molestias y la contaminación ambiental que generan los atascos, la Plataforma señala que también son constantes los accidentes y golpes entre vehículos. “A menudo se producen colisiones, porque existe un gran nerviosismo por parte de los conductores”, considera Moreno. Además, la congestión del tráfico llevaba a muchos de ellos a utilizar caminos alternativos para evitar la temida rotonda.

“En alguna ocasión se ha puesto en contacto con nosotros alguna propiedad privada para decirnos que se estaban utilizando esas vías como desahogo, y son vías que no están preparadas para acoger a tantos vehículos”, explica Lasaosa, que también está trabajando en un plan de transporte colectivo para los empleados de los polígonos. “Nos hemos reunido varias veces con el Consorcio de Transporte para habilitar un transporte colectivo en la carretera de Castellón, que podría consistir en habilitar un carril bus para los empleados o que las empresas se pusieran de acuerdo para que la hora de salida fuera escalonada”, concluye el alcalde.

Etiquetas
Comentarios