Despliega el menú
Zaragoza

tribunales en zaragoza

Piden la inhabilitación de dos dentistas por 5 implantes colocados fuera del hueso

La intervención se llevó a cabo en una clínica de Zaragoza y la paciente reclama casi 35.000 euros por una supuesta negligencia que, dice, ha cambiado su vida. La Fiscalía reconoce los daños pero pide la absolución.

Radiografía de la boca de la paciente tras la colocación de los implantes defectuosos.
Radiografía de la boca de la paciente tras la colocación de los implantes defectuosos.
HA

El Juzgado de lo Penal número 5 de Zaragoza sentó este martes en el banquillo de los acusados a Saida C. A. y Stephani S. B., dos dentistas para las que una paciente pide cuatro años de inhabilitación y una indemnización de casi 35.000 euros por colocarle cinco implantes fuera del hueso y «arruinar» su vida. Según esta mujer, cuando los tornillos le atravesaron la encía, sufrió «un dolor insoportable» para el que no le dieron ninguna solución. Y desde entonces, asegura, sufre un terrible perjuicio estético que le impide trabajar, comer y hasta dormir.

Los hechos se remontan a la primavera de 2016, cuando la denunciante acudió a una clínica odontológica de la capital aragonesa para preguntar cuánto le costaría recuperar las piezas dentales que le faltaban . Tras examinarle la boca, le explicaron que tendría que someterse a un tratamiento con implantes quirúrgicos que le costaría 17.300 euros. Sin embargo, le dijeron que tenía derecho a una subvención del 85%, por lo que tan solo debería abonar 2.595. Y eso es lo que hizo, de forma que el 22 de febrero la paciente fue citada para la primera intervención.

Según la acusación particular, a cargo del abogado Juan Sánchez, del despacho Sánchez Herrero, los problemas comenzaron ese mismo día. «La primera negligencia profesional se produce en el momento que Saida C. A. no sabe inyectar correctamente la anestesia, derramando la misma por la boca de mi representada», señaló ayer en el juicio. En cualquier caso, para la acusación, el error más grave se produjo después, al colocar cinco implantes a la paciente en la parte superior de la boca y fracturarle el hueso de la mandíbula. «Los implantes eran más grandes que el resto de dientes. Pero es que, al día siguiente, esta mujer empezó a sufrir unos dolores horribles. Y al mirarse en el espejo, comprobó que las piezas que le habían puesto estaban perforando la encía», indicó JuanSánchez.

Según el letrado, cuando su clienta acudió a la clínica a informar de lo sucedido y exigir que le retiraran la prótesis, le dijeron que tenía que esperar una semana.Pero no soportaba el dolor y se puso en manos de otra profesional. Esta solo pudo atenuar el padecimiento de la paciente y aconsejarle que regresara a la clínica para que le extrajeran los implantes, ya que ella no disponía del aparataje necesario. «Casi cuatro años después, la mujer está sin dientes y su vida cotidiana se ha visto seriamente afectada», insistió la acusación, que acusa a las dos dentistas de un delito de lesiones por imprudencia profesional y solicita que se declare a la clínica y su aseguradora responsables civiles.

La Fiscalía pide la absolución

Tras escuchar la pericial conjunta en la que participaron tres especialistas, la Fiscalía reconoció que la denunciante sufrió unos daños por los que debe ser resarcida. «Es evidente que se le intervino de forma defectuosa, pero jurídicamente la imprudencia de las acusadas solo puede ser calificada como leve. Si nos atenemos a lo que dice el Supremo, el error de diagnóstico o la falta de pericia no es una imprudencia grave salvo en casos excepcionales.Por lo tanto, solo cabe la absolución por la vía penal», dijo la representante del ministerio público, convencida de que la reclamación debería hacerse por la vía civil.

El abogado de la clínica se alineó con las tesis de la Fiscalía, si bien no considera probado que se produjera una mala praxis por parte de las acusadas.

Etiquetas
Comentarios