Despliega el menú
Zaragoza

sucesos en zaragoza

El hombre que quemó el piso de su ex con ella y sus 2 hijos dentro se enfrenta a 29 años de prisión

El pirómano, que tenía prohibido acercarse a su expareja, se plantó frente a su casa de Torrero de madrugada y aprovechó que la ventana del salón estaba abierta para provocar el fuego. La madre y los dos niños, de 9 y 5 años, acabaron hospitalizados. Otros seis vecinos precisaron asistencia.

Las acusaciones están convencidas de que el procesado se aprovechó de que la ventana del salón estaba abierta para provocar el fuego.
Las acusaciones están convencidas de que el procesado se aprovechó de que la ventana del salón estaba abierta para provocar el fuego.
Toni Galán

El juez que investiga el incendio provocado por Manuel O. L. en la vivienda de su expareja, de madrugada y cuando ella y sus dos hijos, de 9 y 5 años, dormían, ya ha recibido los escritos de acusación tanto de la Fiscalía como de la abogada que representa a la familia. Por tanto, todo apunta a que el juicio contra el pirómano que estuvo a punto de acabar con la vida de esta familia podría celebrarse a comienzos del próximo año en la Audiencia de Zaragoza. El ministerio público ha pedido que se condene al acusado con 24 años de prisión como autor de un delito de incendio, tres de lesiones y otro de quebrantamiento de condena, puesto que sobre él pesaba una orden que le impedía acercarse a esta vivienda de la calle de Francisco Izquierdo, en el barrio de Torrero.

Para la acusación particular, a cargo de la letrada Laura Vela, el castigo debe ser incluso mayor, ya que considera que el verdadero propósito de Manuel O. L. era acabar con la vida de la mujer, con la que había mantenido una relación pero ni siquiera había llegado a convivir. De hecho, esta solicita una pena de 29 años por una tentativa de homicidio en concurso medial con un delito de incendio con riesgo para las personas y otros dos delitos de lesiones –por las quemaduras y la intoxicación que sufrieron los niños–, así como por el quebrantamiento.

Los hechos que sentarán a este hombre, de 39 años, en el banquillo de los acusados se produjeron sobre las 3.55 del 22 de agosto de 2017. Como recuerdan ambas acusaciones, aunque el procesado no podía comunicarse ni acercarse a su ex, aquella madrugada se plantó delante de su casa. La mujer y sus hijos vivían en un bajo y era una noche muy calurosa, por lo que habían dejado la ventana abierta para refrescar. Sin embargo, todo apunta a que el encausado se aprovechó de esta circunstancia para provocar el incendio. Lo que no ha podido determinarse hasta la fecha es el procedimiento que utilizó para ello.

Las llamas y el humo arrasaron todo el mobiliario del salón, para extenderse después rápidamente por el resto de la vivienda. La primera en despertarse fue la madre de los niños, que avisó a su vez a su actual pareja, que se había quedado aquella noche a dormir ocasionalmente.Juntos intentaron rescatar a los menores, que descansaban en la habitación contigua, pero solo pudieron poner a salvo al mayor. El más pequeño se había refugiado debajo de la litera y tuvo que ser un policía local quien lo rescatara más tarde inconsciente.

Seis vecinos resultaron también intoxicados

Los tres salvaron la vida, pero sufrieron graves quemaduras e inhalaron gran cantidad de humo. Los daños materiales fueron también importantísimos.

Por la hora y la forma en que se produjo, el incendio declarado el 22 de agosto de 2017 en el número 21 de la calle de Francisco Izquierdo de Zaragoza podría haber tenido consecuencias fatales. Las acusaciones están convencidas de que el objetivo del pirómano, Manuel O. L., era hacer daño a la inquilina de uno de los bajos, con la que había salido algún tiempo. Sin embargo, hubo muchas más víctimas. De hecho, fueron nueve personas las que requirieron asistencia sanitaria.

Además de la ex del acusado y sus dos hijos, en el incendio resultaron intoxicados otros seis vecinos: tres de ellos, menores de edad. Según la Fiscalía, la humareda se coló en el 1º A y afectó a un niño de 8 años y a su hermana, de 4, que tuvieron que ser evacuados al hospital Clínico. Allí trasladaron también a tres ocupantes del 1º B: una madre y sus dos hijos, los tres mayores de edad. La sexta asistida fue otra niña, de 7 años, que también habitaba el inmueble.

En cuanto a los daños materiales, reclaman tanto la comunidad de vecinos como los dueños de siete de las viviendas.

Etiquetas
Comentarios