Despliega el menú
Zaragoza

tribunales en Zaragoza

Lleva a juicio su exnovia por acosarle por la calle tocándole los genitales y dándole besos

Salieron juntos cuatro meses, pero la acusada no aceptó la ruptura sentimental y durante un tiempo lo perseguía y se tiraba encima de él cuando lo veía por Zaragoza. 

El juicio se iba a celebrar este miércoles en la Ciudad de la Justicia.
El juicio se iba a celebrar este miércoles en la Ciudad de la Justicia.
Heraldo

Julia N., de 42 años, se enfrenta a penas de hasta tres años de prisión por acosar y abusar sexualmente de su exnovio, de 62, al cual estuvo persiguiendo cuando él rompió la relación. 

La expareja se había conocido durante la Nochevieja de 2017 y después de verse unas 20 veces durante tres o cuatro meses él decidió cortar al apreciar en ella comportamientos extraños. Julia N. no aceptó la ruptura –la atribuía a presiones familiares por motivo de la diferencia de edad entre ambos– y desde entonces comenzó a perseguir a al hombre, que acabó denunciándola por coacciones, acoso y abuso sexual.

Como recogen tanto la acusación particular como la Fiscalía en sus escritos de calificación, en una ocasión, Julia N. lo esperó en el garaje de su domicilio y cuando estaba cargando cosas en el maletero, lo abordó, se le tiró encima y le tocó los genitales y le pidió que tuviera relaciones sexuales allí mismo. 

Él logró apartarla, pero entonces se metió dentro de su coche, se negó a salir y le exigió que la llevara a su domicilio. Por miedo a que hiciera algo, según denunció posteriormente, accedió a acercarla hasta su casa, pero al llegar a su domicilio se negó de nuevo a bajarse del vehículo y empezó a tocarle y a quitarle el cinturón de los pantalones. 

El hombre consiguió zafarse y bajarse del vehículo y, tras lograr que ella hiciera lo mismo, lo cerró y se echó a correr. La mujer lo persiguió y cuando le dio alcance le pegó varios puñetazos en el pecho, actitud que cesó al ver llegar un coche policial y huir del lugar.

Una semana después lo esperó en su garaje y se repitió una escena similar. El denunciante también tuvo que salir corriendo por las escaleras y se refugió en un bar, donde permaneció una hora

Cuando regresó al aparcamiento, vio que Julia N. seguía estando junto a su coche y de nuevo se echó a correr perseguido por la acusada, la cual no dejaba de darle besos y tocarle sus partes íntimas, tal y como mantienen las acusaciones. 

Un viandante vio lo que estaba ocurriendo y avisó a dos policías locales que patrullaban a pie por el lugar. Los agentes observaron a distancia a una mujer que estaba encima de un varón dándole besos y abrazos y siguiéndole sin dejarlo avanzar por la acera.

Como en la ocasión anterior, Julia N. escapó a la carrera del lugar al ver a los funcionarios y estos pudieron comprobar que el hombre llevaba toda la cabeza y la cara llena de carmín. Este les comunicó que no era la primera vez que le pasaba. Tras buscar por las inmediaciones, la Policía Local dio con ella y la detuvo.

El juzgado dictó una orden de alejamiento de Julia N. de su expareja y fue condenada por un delito leve de coacciones. Este miércoles debería haber sido juzgada por los dos episodios del garaje, pero no acudió al juicio y hubo que aplazarlo. 

La Fiscalía le pide un año de cárcel por acoso y 24 meses de multa (5.670 euros) por abuso sexual, lo mismo que la acusación particular, a cargo de la abogada Antonia Luisa Medina. Por su parte, la defensa, ejercida por la letrada Carmen Sánchez, solicita la absolución.

Etiquetas
Comentarios