Despliega el menú
Zaragoza

Ayuntamiento de Zaragoza

Zaragoza obligará a renovar los taxis más contaminantes a los 10 años de antigüedad

El nuevo reglamento solo permite ampliar su servicio hasta los 15 años a los que tengan la categoría cero emisiones o Eco. La norma admite que los vehículos tengan cámaras y hasta nueve plazas.

ARAGON MATRICULA AZUL TAXI / 04-11-2018 / FOTO: ARANZAZU NAVARRO [[[FOTOGRAFOS]]]
Parada de taxis del hospital Miguel Servet de Zaragoza.
Aránzazu Navarro

El futuro reglamento del taxi obligará a renovar los vehículos más contaminantes, los que utilizan gasolina o gasoil, cuando cumplan los 10 años de antigüedad. Solo podrán prestar su servicio hasta un máximo de 15 años aquellos que tengan las categorías cero emisiones o Eco. Pero no será la única novedad de la normativa: los taxis podrán llegar a las nueve plazas, frente a las cinco de la actualidad, y quedará autorizada la instalación de cámaras de vigilancia en su interior.

Estos son algunos de los cambios de la futura normativa del Ayuntamiento de Zaragoza, que adapta en gran medida lo establecido por la ley aragonesa del taxi aprobada en el año 2019. El gobierno municipal tiene previsto dar mañana luz verde al borrador de la nueva regulación del sector, con el objetivo de abrir un proceso de consulta pública para que los profesionales del taxi puedan hacer sus alegaciones.

El nuevo reglamento amplía los requisitos de los vehículos. Por ejemplo, ya se incluyen las placas de color azul, que se empezaron a implantar hace un año y que son obligatorias desde agosto. O promueve la utilización de vehículos cero emisiones y Eco, distinción que en el caso de tenerse deberá estar colocada en el parabrisas. Estos podrán circular hasta un máximo de 15 años, frente a los vehículos más contaminantes, que no podrán superar los 10. Todos los vehículos adquiridos con anterioridad a la aprobación del reglamento tendrán dos años adicionales a partir del momento en el que se cumpla la antigüedad máxima.

Por otro lado, se recoge la posibilidad de instalar sistemas de videovigilancia en el taxi, aunque ya hay algunos vehículos que han colocado cámaras para reforzar la seguridad desde hace un año. En el caso de disponer de este sistema, el reglamento obliga a cumplir el deber de información de la ley de protección de datos. Esto significa que habrá que colocar un adhesivo en las lunas traseras que se vea desde el exterior y el interior.

Por otro lado, el reglamento amplía la capacidad de los vehículos. Hasta ahora, un taxi tenía capacidad para cinco personas, incluido el conductor. Ahora se establece un mínimo de cinco y un máximo de nueve. El sector había planteado una capacidad máxima de siete plazas, pero finalmente se ha ampliado a nueve porque así lo prevé la ley autonómica aprobada el año pasado.

Coste real del servicio

Respecto a la fijación de las tarifas, el reglamento establece que las aprueba el Ayuntamiento y que deberán "garantizar la cobertura del coste real del servicio". Solo se admite la revisión cuando "se produzca una variación en los costes que altere el equilibrio económico". Este cambio está vinculado a la ley de desindexación, que establece que los precios o tasas dejen de estar vinculados al índice de precios de consumo (IPC) y que solo varíen si cambian los costes.

La futura normativa suprime la exclusividad en el ejercicio de la profesión de taxista. También se incorpora la posibilidad de uso del vehículo para actividades particulares cuando no se preste servicio. Además, fija nuevos criterios para crear nuevas licencias o requisitos para ser titular.

Buenos modales y óptimas condiciones

La regulación del taxi también establecerá normas de conducta y atención a los usuarios por parte de los profesionales. En concreto, los taxistas deberán proporcionar especial ayuda a las personas con movilidad reducida, a las que vayan acompañadas de niños y a las mujeres gestantes.

Además, los usuarios serán atendidos con la "disposición personal y la atención correctas" y se velará por ofrecer unas "condiciones óptimas" en el vehículo en cuanto a "higiene, limpieza, comodidad y estado de conservación", según recoge el borrador del gobierno PP-Cs, que ha adaptado al ámbito municipal las directrices de la normativa autonómica. Entre ellas, también se recoge la obligación de permitir la subida y bajada al taxi en lugares seguros y que se ofrecerá un servicio con "calidad, seguridad y respeto".

Etiquetas
Comentarios