Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza provincia

El pequeño comercio de La Almunia "se vende" para visibilizar su trabajo

Más de 50 tiendas participan hasta el jueves tapando escaparates y con letreros para anunciar su cierre dentro de una campaña para promover el comercio local.

Más de 50 establecimientos se han unido a la campaña en La Almunia, que dura hasta el jueves.
Más de 50 establecimientos se han unido a la campaña en La Almunia, que dura hasta el jueves.
MACIPE

“Se vende”, “Se traspasa”, “Cerrado por cese de negocio”. Con estos letreros y los escaparates tapados amanecieron el lunes más de 50 establecimientos de La Almunia, todo por el inicio de una campaña de la Asociación para el Impulso del Comercio y la Economía del municipio para concienciar de la importancia de los negocios locales y que estará en vigor hasta este jueves. “Creemos que era necesario hacerlo aquí por ser cabecera comarcal y justo antes de Navidad”, explicaba Sara Gracia, dinamizadora de Aecila, al mismo tiempo que indicaba que “no llegamos a ver la importancia de que una tienda siempre este abierta cerca de casa”.

En el caso de Marta Martínez, que desde 2017 gestiona un centro de estética en calle Garay, destaca que “pedimos que se nos apoye siempre que se pueda y esta es una forma de llamar la atención”. En el caso de su madre, Montse Sáez, que desconocía la campaña y a quien los carteles le han pillado por sorpresa, la emoción le superaba: “Ver los escaparates así es deprimente, da pena. Ahora por fin me lo ha explicado mi hija porque no entendía nada”, reconocía entre lágrimas.

En la misma vía, María Claudia Bancos, que regenta una tienda de alimentación, subrayaba que “tiene que servir para que la gente entienda nuestro trabajo” y ponía un ejemplo: “Me he comprado una casa y todo, muebles, electrodomésticos…, lo he comprado aquí”. En la avenida Laviaga Castillo, Romina Martínez, de Muebles Lorca, incidía en que “si la gente no viene, tendríamos que cerrar y es una pena ver el pueblo vacío”.

Para Francisco Valero, de Cárnicas el Calamochino de plaza la Paz, era importante puntualizar que “las instituciones tienen que ayudar y nosotros adaptarnos a los tiempos”. Javier Montesinos, como cliente, apuntaba que “siempre intento comprar todo aquí, porque quien lleva la tienda es un vecino más”.

Etiquetas
Comentarios