Despliega el menú
Zaragoza

ayuntamiento de zaragoza

Azcón apuesta por la plena inclusión en la próxima Ordenanza de Accesibilidad

El Alcalde de Zaragoza ha señalado que el nuevo texto no solo se centrará en las barreras arquitectónicas sino que también fomentará la inserción laboral de las personas con discapacidad.

Zaragoza
Jorge Azcón, alcalde de Zaragoza, en una imagen de archivo
Ayuntamiento de Zaragoza

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha apostado este martes, Día Internacional de las Personas con Discapacidad, por la "plena inclusión" en la próxima Ordenanza de Accesibilidad y Derechos, que sustituirá a la del 2003.

Así lo ha indicado el primer edil en declaraciones a los medios de comunicación en su visita a la Fundación José Zazurca de Zaragoza, que cuenta con Centro Ocupacional, un Centro de Atención Diurna y un Centro Residencial, donde asisten un total de 150 usuarios.

El nuevo texto, ha explicado, no solo se centrará en las barreras arquitectónicas de la ciudad, sino también en fomentar la inserción sociolaboral de las personas con discapacidad.

Por ello, a partir de ahora se va a establecer un grupo de trabajo que confeccione, con la ayuda del sector, una ordenanza que "valore globalmente a las personas con discapacidad y tenga el objetivo de plena inclusión".

"Queremos que sea una ordenanza integral destinada a personas con necesidades especiales", ha manifestado Azcón, quien ha apuntado que la vigente corresponde al 2003 y "en vísperas del 2020 hay avances significativos".

Y es que, la actual está planteada fundamentalmente para los problemas de movilidad y no otro tipo de discapacidades, ha continuado, ya que, por ejemplo, no prevé las necesidades que puedan tener las personas con discapacidad intelectual.

Para Azcón, la plena inclusión se traduce en "mismos derechos y deberes" para labrar un camino que no solo tiene que ver con la labor del día a día en los centros como la Fundación José Zazurca, sino también con que aspectos como la inserción sociolaboral se conviertan en una realidad.

Por su parte, el presidente de la fundación, Jaime Gros, ha señalado que en estos momentos el centro, fundado en los años 70 por un grupo de padres, está a plena capacidad, con 150 usuarios y 50 trabajadores.

"Hay que pensar que en los centros de formación normales cuando un alumno entra está 4 años y se va. Pero cuando viene aquí, entra y ya no sale, y eso nos exige adaptarnos constantemente porque llega con 20 y con 60 años está también", ha puntualizado.

Entre las instalaciones de la fundación destacan el centro ocupacional- donde los empleados se dedican a trabajos como poner las etiquetas a las botellas de Bodegas San Valero o montar los manuales de las cocinas industriales Zeca-, y el centro creativo, donde realizan obras de cerámica. 

Etiquetas
Comentarios