Despliega el menú
Zaragoza

crónica social

El comercio tradicional, con los sordociegos

En el mercado Sagas participaron 16 establecimientos en el Gran Hotel de Zaragoza.

Santiago Escá, Nuria Fuentes, Belén García, Belén y M.ª Jesús Morales, Nacho Bergara y María Montal.
Santiago Escá, Nuria Fuentes, Belén García, Belén y M.ª Jesús Morales, Nacho Bergara y María Montal.
Guillermo Mestre

‘La experiencia nos une’. Bajo este lema se celebró ayer en el Gran Hotel de Zaragoza el sexto mercado de comercios tradicionales Sagas en el que participaron 16 establecimientos. La Parisién, Montal, Peletería Gabriel o Carrilé son algunos de los negocios centenarios que impulsaron esta asociación y a ellos se han ido sumando otros.

La rotonda del Gran Hotel estuvo muy animada durante toda la jornada. A la entrada, el diseñador floral Nacho Bergara dio la bienvenida al público con un espacio evocador del espíritu navideño. También se encargó de la decoración de la plaza central del mercado con hojas de roble y de pino y luces de todo tipo.

Pero la gran protagonista de la jornada fue la Asociación de Padres y Amigos de Sordociegos de Aragón (Apascide). Todos los participantes cedieron un producto para una cesta navideña que se sorteó a última hora de la tarde. El dinero recaudado se destinará a los proyectos de esta entidad.

Su presidenta, María Jesús Morales, aseguró que "lo más importante es divulgar el trabajo de la asociación porque es una discapacidad poco conocida". La población afectada varía mucho en función de la lesión de cada órgano y del momento en que se produjo. "Contamos un centro pionero en Zaragoza –explicó– en el que atendemos a adultos y a niños, pero todavía no tenemos un censo de personas afectadas; calculamos que en Aragón puede haber alrededor de 700".

Durante toda la jornada, las tiendas participantes ofrecieron productos exclusivos, promociones especiales y, sobre todo, experiencias únicas. Los visitantes que adquirieron boletos degustaron gratis el vino Care Nouveau que ofreció Nacho Lázaro, de Bodegas Care, así como algunos vermús y destilados de Nicolás Tena, de NTC.

En los laterales de la rotonda se distribuyeron los espacios dedicados a gastronomía, ocio, tiendas de ropa y complementos. Este año, como novedad, se realizaron talleres para niños de construcción y cuenta cuentos, gracias a Cefa Toys. Además, Gran Velada los organizó de velas y jabones.

Belén Morales, presidenta de Sagas, reivindicó la importancia de "dar a conocer la labor de las empresas de tradición familiar que apuestan por la singularidad, el relevo generacional y la calidad de sus productos y servicios". Ella lleva unos cuantos años al frente de Peletería Gabriel y ayer mostraba en el Gran Hotel sus prendas personalizadas con detalles de piel, bolsos, guantes y chalecos con mucho color para el día a día.

Lo mismo hacían compañeras suyas como Nuria Fuentes, de Óptica Viñuales, o María Montal con los turrones y dulces navideños de Montal, que dejaron un regusto agradable entre los visitantes. Belén García, de Carrilé, presentó productos de zapatería y complementos muy originales. También participaron en el mercado Fajas La Peña, Luis Uribetxebarría, Elva Bags, Mi Limonero Kids, Masqueletras, Nana&Taté Shop, Automóviles Sánchez y Julunggul.

Etiquetas
Comentarios