Despliega el menú
Zaragoza

SUCESOS EN ZARAGOZA

Un ladrón de vespas anda suelto por Zaragoza

En solo una semana han robado al menos cuatro motos de esta marca, tres de ellas en céntricas calles de la capital y la cuarta, en Las Fuentes. Los afectados creen que son sustracciones por encargo. 

Estas cuatro motos han sido robadas en los últimos días en Zaragoza.
Estas cuatro motos han sido robadas en los últimos días en Zaragoza.
Heraldo

La alerta se ha desatado entre los amantes de las vespas porque una banda de ladrones está arrasando en Zaragoza. En apenas ocho días, cuatro han desaparecido de las calles sin dejar rastro, pero desde el verano han sustraído al menos una docena.

Sus dueños han denunciado los robos, aunque sin mucha confianza en que la Policía las recupere. Sobre todo, porque, según la experiencia de mecánicos de talleres especializados, los delincuentes se las llevan para venderlas a piezas. "Y también porque en casos como estos no hacen una búsqueda activa, sino que comprueban matrículas conforme patrullan por las calles", dijeron.

Las preferidas de los delincuentes son las vespas P200, en sus distintas versiones, pero también se han llevado alguna del modelo T5. Una de estas características fue sustraída el pasado 19 de noviembre en la calle de Héroes del Silencio. Era de color negro con matrícula Z-1211-AK.

Esa misma madrugada, en la calle de Lacarra de Miguel, robaron una PX200 de color verde inglés (o botella), matrícula 4997 BVY, que estaba aparcada en la puerta de la casa de su dueño. "Era del año 2002, pero la tenía inmaculada, sin una raya", comenta Rafael, su propietario. Siempre la había guardado en garaje pero, por avatares del destino, esos días tuvo que dejar la plaza que utilizaba y estaba buscando otra.

Seis días después se llevaron una P200, matrícula AB-6148-H que estaba aparcada en la céntrica avenida de Goya. La última moto sustraída –de la que este diario tenga constancia–, fue robada en la madrugada del 27 de noviembre en la calle de Camino de Fillas, esquina con Francisco de Quevedo, en Las Fuentes. 

"Era una moto de 40 años de antigüedad. Yo la tenía desde 1992, siempre había estado en mi portal y nunca le habían hecho nada", cuenta Pedro Gómez, su propietario. Como las anteriores, era una Vespa P200E, matrícula M-3695-FD.

"He hablado con otros afectados y creemos que son robos por encargo y que sacan las motos del país, ya que en Francia y otros países de Europa son comunes las carreras de resistencia en Vespa. Pero también se organizan en España", cuenta Pedro Gómez.

Mientras, Joaquín Gómez, dueño de Vespa Club, está convencido de que se las llevan para revender piezas del chasis o el motor. "Hace años que no se fabrican y uno nuevo puede valer 2.000 o 2.500 euros, más que la moto. De segunda mano puede costar 500 o 600", afirma.

Por su parte, Ángel Heras, de Motos Heras, recuerda que hace tres años ya hubo una oleada de robos en Zaragoza y en poco tiempo desaparecieron unas 20 vespas. "Van con una furgoneta, buscan por las calles y, cuando ven la que les interesa, la levantan y la cargan con candados y todo y se la llevan. No les cuesta más de dos minutos", dice.

Fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Aragón indicaron que en los últimos días no han recibido más denuncias de las habituales de sustracción de vehículos ni se han notado un repunte. Señalaron que se ha podido dar una coincidencia en la marca y que, no obstante, están investigando todas las denuncias.

Lo cierto es que es difícil combatir este tipo de robos porque los ladrones buscan el momento y la oportunidad. El mejor método sería colocar al vehículo un localizador por GPS que avisa al dueño en el momento en que la motocicleta se mueve. 

"No son caros y con motos como estas, que muchas veces tienen un valor más sentimental que económico, merece la pena", manifiesta Joaquín Gómez. El GPS no evita robos, pero ayuda a localizar los vehículos cuando han sido sutraídos si se actúa con rapidez. 

Etiquetas
Comentarios