Despliega el menú
Zaragoza

medio ambiente

Los ‘cazapalomas’ vuelven a Zaragoza para reducir a la mitad la población de estas aves

Desde finales de octubre se han eliminado 1.232 ejemplares en ocho puntos de la capital. El gobierno de ZEC paralizó estas prácticas, pero PP-Cs las han retomado

Un empleado de la empresa encargada de la captura de palomas, en un servicio junto al Mercado Centralel pasado 15 de noviembre.
Un empleado de la empresa encargada de la captura de palomas, en un servicio junto al Mercado Centralel pasado 15 de noviembre.
Heraldo

Vuelve la captura de palomas a Zaragoza. Tras más de dos años en los que esta práctica había desaparecido por decisión política, el Ayuntamiento ha retomado la eliminación de cientos de estas aves para controlar su población en la ciudad. Así, en los dos últimos meses los ‘cazapalomas’ han vuelto a desplegar sus redes en ocho puntos distintos para acabar con 1.232 ejemplares. El objetivo es reducir a la mitad su número, que actualmente se estima en más de 12.000 en la capital aragonesa.

La práctica no es ni mucho menos nueva. En los años 80 el Ayuntamiento ya comenzó a eliminar palomas. Hasta el Cabildo hizo sus propias campañas, con el objetivo de intentar paliar los daños patrimoniales que causaban estas aves en la plaza del Pilar, donde la estampa de niños rodeados de cientos de palomas se convirtió en todo un icono. Sin embargo, el fuerte efecto corrosivo de sus excrementos y los atascos que provocaban en las canaletas cuando morían aconsejaron el inicio de unos trabajos de eliminación que se mantuvieron durante décadas.

Hasta mediados de los 90 se capturaron más de 13.000 ejemplares. Hay que tener en cuenta que las estimaciones hablan de que en Zaragoza llegó a haber un censo de más de 22.000 palomas, y que la población de estas aves crecía en torno a un 12% anual. Cuando ZEC llegó al gobierno, dio orden de acabar con estas prácticas de eliminación de animales y se barajaron otras alternativas, como la de alimentarlas con pienso hormonado para evitar su reproducción. Pero no resultaron del todo eficaces y en dos años el censo ha crecido en más de 1.300 ejemplares hasta llegar a la cifra estimada de 12.400.

El nuevo gobierno municipal ha retomado las campañas. Una empresa especializada de Tarrasa actuó tres días diferentes en ocho puntos distintos en los que había habido quejas vecinales: la plaza de San Pedro Nolasco (donde se capturaron 36 palomas), la plaza de Santo Domingo (96), la plaza de Albert Schweitzer (55), la avenida de Cataluña (58), la plaza de Paraíso (123), las Murallas Romanas (260), la plaza del Pilar (190) y, otra vez, las Murallas Romanas (414).

El trabajo ha sido especialmente insistente en este último punto porque se había detectado la entrada de palomas en el nuevo Mercado Central, y se corría el riesgo de que sus nidos y excrementos deslucieran la gran reforma que se está terminando durante estos días. Un halcón trató de minimizar el problema, pero finalmente hubo que emplear métodos más contundentes.

La técnica empleada es la que se venía aplicando en los años anteriores. Varios empleados acuden a los puntos frecuentados de palomas para darles de comer durante varios días y que se confíen. Un día acuden con un artefacto que, en un momento dado, lanza una red que atrapa a las palomas. Estas se retiran de la zona y acaban gaseadas. En ocasiones se ha planteado destinarlas para alimento de rapaces, pero los parásitos y toxinas lo desaconsejan.

Además de los puntos en los que se ha actuado, se revisaron otros como la avenida de Madrid, la plaza Ortilla (Actur), la avenida de Goya, la plaza Utrillas, la plaza Reina Sofía, la calle de José Luis Borau, la plaza Roma, los Jardines Avempace (Delicias)… En total, el año pasado el Ayuntamiento recibió 180 avisos por la presencia de palomas en distintos puntos.

Mercedes Navarro, directora del Instituto Municipal de Salud Pública, es consciente de que la población de estas aves “no se puede reducir a cero”, pero se plantea como objetivo bajarla “hasta un límite mínimo que sea lo menor posible”. El objetivo es que haya como mucho 50 palomas por kilómetro cuadrado, cuando en la actualidad hay cerca de 90. En algunos barrios, en los que llega a haber 650 palomas por kilómetro/cuadrado, el reto sería dejarlas en 250.

Etiquetas
Comentarios