Despliega el menú
Zaragoza

Heraldo Saludable

salud pública

La lucha de Zaragoza contra las plagas de ratas e insectos

El Instituto Municipal de Salud Pública del Ayuntamiento hizo el año pasado 538 actuaciones para acabar con las ratas y otras 528 para terminar con algún tipo de insecto, sobre todo cucarachas.

José Antonio Borque (izquierda) y Chusé Bernal, con una trampa para ratas en el parque Delicias.
José Antonio Borque (izquierda) y Chusé Bernal, con una trampa para ratas en el parque Delicias.
Oliver Duch

La lucha contra las ratas y los insectos es una batalla casi imposible, en la que el ‘enemigo’ nunca podrá ser totalmente eliminado. Bajo esta premisa, el Instituto Municipal de Salud Pública del Ayuntamiento atiende, en la medida de sus posibilidades, las alertas ciudadanas que llegan por la presencia de estos indeseables vecinos. Todos los años afrontan alrededor de medio millar de actuaciones contra las ratas (538 en 2018) y otras tantas contra insectos (528 el año pasado), principalmente cucarachas.

Recientemente llegó un aviso del parque Delicias, donde varios vecinos habían visto ratas entre la maleza. Este martes, José Antonio Borque, técnico del Consistorio, acudía para intentar atajar el problema. Entre los arbustos, colocó una caja verde con veneno dentro y un pequeño agujero para que entren allí las ratas, con un dispositivo de seguridad para que el veneno no quede al alcance de los ciudadanos. “A los diez días volvemos y revisamos el interior. Si ha comido, se repone el veneno y si no, se retira del lugar”, explica. El veneno es un anticoagulante que no provoca una muerte inmediata, sino que tarda varios días y requiere de varias dosis.

El Ayuntamiento de Zaragoza dispone de un equipo de técnicos en desinfección de plagas que acuden ante las llamadas de alerta de los vecinos. Ratas, ratones y cucarachas son las plagas más comunes en la ciudad. Este martes han colocado una caja de desratización en el parque de Delicias.
HeraldoTV

Se trata de un trabajo constante, ya que el instituto atiende tanto los avisos como una serie de puntos ya controlados en los que se suele haber problemas de este tipo. Mercedes Navarro, directora del instituto, señala que el problema de las ratas “no va a desaparecer por mucho que lo trates”, pero añade que “hay que controlarlo para que no sea un problema”.

Según apunta, estas plagas no se concentran en ningún punto específico de la ciudad, sino que tienen una distribución bastante homogénea por todos los barrios. “Surgen en las zonas en las que hay comida y basuras, en solares abandonados...”, apunta Navarro. En ocasiones se han visto en zonas muy céntricas como la calle de Alfonso I o la plaza del Pilar. “Entonces llama mucho la atención, pero la gente tiene que saber que las ratas están ahí, en alcantarillas o solares, aunque generalmente no se vean”.

Como las ratas generalmente aparecen por la tarde-noche, la única manera que tienen estos trabajadores de guiarse son las denuncias ciudadanas. El año pasado se recibieron 1.396 solicitudes de control de plagas. En torno a un tercio no requirieron finalmente una actuación, mientras que el resto fueron para tratar de acabar (por orden de importancia) con ratas o ratones (538), cucarachas (254), hormigas (93), chinches (90), insectos (40), avispas (37), orugas (10), tijeretas (2), procesionaria (1) y moscas (1).

Los tratamientos contra los chinches se llevan a cabo en viviendas particulares, generalmente de familias con escasos recursos y a petición de los servicios sociales municipales. “Un servicio así de una empresa privada puede costar unos 300 euros y hay gente que no se lo puede permitir, así que pusimos en marcha este programa gratuito”, señala Mercedes Navarro.

Etiquetas
Comentarios