Despliega el menú
Zaragoza

Ayuntamiento de Zaragoza

PP-Cs y los sindicatos abren la negociación del pacto convenio en un clima de tensión

Las ayudas sanitarias, los permisos o la oferta de empleo público complican las conversaciones. El gobierno municipal pide tener en cuenta "la delicada situación económica".

Momento de la firma del pacto convenio del Ayuntamiento de Zaragoza en 2016.
Momento de la firma del pacto convenio del Ayuntamiento de Zaragoza en 2016.
José Miguel Marco

El gobierno PP-Cs del Ayuntamiento de Zaragoza y los sindicatos acaban de abrir la negociación del futuro pacto convenio, que afecta a las condiciones de trabajo de más de 5.000 empleados municipales, en un clima de tensión y con discrepancias serias sobre la mesa. Las ayudas sanitarias, que no están garantizadas al 100% para este año, es el primer punto de fricción, al que se suman la oferta de empleo público de 2019 o la exigencia de restitución de algunos permisos suprimidos por sentencia hace unos meses y que los representantes sindicales quieren recuperar.

De momento, ya se han mantenido tres reuniones, en las que participan CC. OO., CSL, UGT, CGT, OSTA, CSIF, STAZ y Forzapol, y se han confirmado las discrepancias. El detonante de las primeras fricciones han sido las ayudas sanitarias, cuya partida podría no ser suficiente para atender todas las peticiones.

El presupuesto del Consistorio dispone de 500.000 euros (lo establecido en el convenio) para subvencionar o atender íntegramente la adquisición por parte de los funcionarios de gafas, audífonos, atención bucodental… Pero año tras año la cifra resulta insuficiente y se suele recurrir a la partida de anticipos a los funcionarios, que no se suele agotar, para completarla.

Este año ya hay solicitudes por 721.000 euros y el gobierno, en un principio, avanzó que solo se distribuirían 500.000. Esta circunstancia suscitó quejas de los sindicatos, aunque en una reunión celebrada el pasado miércoles el concejal de Personal, Alfonso Mendoza, comunicó a los representantes de los trabajadores que se esperaría hasta conocerse la cuantía total solicitada antes de tomar una decisión al respecto.

Pero hay más focos de tensión. Por ejemplo la oferta de empleo público de 2019, que los sindicatos quieren que recoja las vacantes generadas por jubilaciones y dé salida a los procesos de promoción interna. Como explican desde CC. OO., "todo lo que no se recoja en esta oferta se pierde". Por otro lado, el citado sindicato reclamó, tal y como se acordó por los grupos políticos en abril, el pago de un complemento específico a determinados colectivos, como brigadas, policías, bomberos...

También se está pendiente de una serie de beneficios de carácter social perdidos tras una sentencia de febrero que tumbó algunos artículos del pacto convenio 2016-2019 tras un recurso de la Delegación del Gobierno. La jornada semanal de 35 horas, uno de los aspectos suprimidos por el citado fallo judicial, fue recuperada por la ley de presupuestos del año 2018. Pero no ocurrió lo mismo con las mejoras en numerosos permisos (fallecimiento, enfermedad, traslado de residencia, exámenes prenatales…).

Para los sindicatos, estos derechos "no hay que volverlos a negociar", dado que son derechos ya adquiridos y exigen fórmulas para empezar a disfrutarlos a partir del 1 de enero, con el objetivo de incorporarlas posteriormente al convenio, una vez negociado. El gobierno municipal prefiere que este asunto se aborde cuando las conversaciones afecten al artículo del pacto que recoge los mencionados permisos.

"El problema es que se deja pasar el tiempo sin que el gobierno diga nada. Falta voluntad para afrontar los temas de personal", indicaron desde CC. OO., sindicato que lamentó "la falta de actitud negociadora" del concejal de Personal. Para esta organización la negativa a aprobar el presupuesto de 2019 y "el estado de opinión que el gobierno está generando al dar por hecho que el Ayuntamiento está en una situación económica desastrosa" solo está sirviendo "para justificar los recortes".

Negociación "sin líneas rojas"

Por su parte, Alfonso Mendoza explicó que el gobierno de Zaragoza afronta la negociación "con absoluta normalidad y sin líneas rojas". "El gobierno está abierto a dialogar de todo. Confiamos en la misma disposición por parte de los sindicatos, partiendo de la base de que todos los trabajadores municipales son conscientes de la delicada situación que atraviesa el Ayuntamiento de Zaragoza", indicó el concejal de Personal. Sin entrar en cuestiones concretas, el edil recordó que "es importante" en cualquier negociación "aparcar apriorismos y pensar en el interés de los trabajadores, pero también de la institución y de los zaragozanos".

Etiquetas
Comentarios