Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

La grúa municipal retiró casi 9.500 vehículos en 2018, un 5% más 

La entrada de automóviles en el depósito aumentó un 2,5%, aunque las órdenes de precinto se redujeron.

Servicio de la grúa municipal de Zaragoza
Servicio de la grúa municipal de Zaragoza
G. Mestre

El año pasado la grúa municipal de Zaragoza actuó sobre 9.486 vehículos, lo que supone un 5,1% más que en 2017, que fueron un total de 8.999. Dentro de esta cifra se cuentan los arrastres, que corresponden a aquellos vehículos que fueron retirados al cometer sus conductores una infracción, como carecer de permiso, exceder el límite de alcoholemia o incumplir las normas de estacionamiento; y los movimientos, que cuentan los automóviles que la grúa apartó de la vía pública sin coste para los propietarios por la celebración de desfiles, obras o actividades deportivas. En concreto, fueron 6.409 los del primer grupo y 2.829 los del segundo.

Además, 248 conductores aparecieron en el momento en que la grúa estaba comenzando a llevarse su coche y evitaron que acabase en el depósito, aunque sin librarse de pagar la mitad de la tasa de traslado y la correspondiente sanción administrativa.

La entrada de vehículos en el depósito de la ciudad creció un 2,5% con respecto al año anterior, al pasar de 6.335 en 2017 a 6.511 en 2018. Atendiendo a los datos facilitados por la Policía Local de Zaragoza, el cambio más relevante entre los dos periodos corresponde a las órdenes de precinto, es decir, cuando un coche es retirado a causa de una retención de bienes o embargo. Estos casos bajaron de 200 a 134. Los traslados a causa de accidente también experimentaron una disminución significativa, de un 28%, al pasar de 82 vehículos retirados por este motivo en 2017 a 64 el año siguiente. Los automóviles que se llevaron al depósito debido a que sus conductores habían excedido el límite de alcoholemia pasaron de 692 a 562, lo que supone una bajada del 23%.

Un precio medio de 180 euros

La cantidad de las renuncias en las que los propietarios se deshacen de manera voluntaria de su turismo ascendió a un total de 223, por lo que crecieron un 21% ya que en 2017 fueron 175. Por otro lado, cuando los agentes observan que un vehículo lleva mucho tiempo en estado de abandono estacionado en la vía, aunque sea de manera correcta, proceden también a retirarlo. El año pasado fueron 210 los coches que trasladados por este motivo al depósito, un 20,9% más. En cualquier caso, siempre se manda una notificación al dueño del automóvil al día siguiente de que sea retirado, por esta o por otra causa, y, si en un plazo de dos meses una vez recibido el aviso no se ha personado nadie a recogerlo, se inicia el denominado tratamiento de los vehículos al final de su vida útil, para convertirlo en chatarra.

Así, el año pasado se destruyeron por renuncias voluntarias o abandonos 808 vehículos, un 35% menos que en 2017, que fueron 1.095 automóviles. A veces, cuando la grúa retira un coche viejo su dueño no lo reclama porque tendría que pagar una tasa que puede costar más dinero que el propio vehículo, explican desde la Policía Local. El precio –que se debe abonar siempre que la infracción la haya cometido el conductor– varía en función del peso de los vehículos. Ahora mismo, para turismos y camionetas de hasta 1.500 kilogramos (el formato medio) la tasa por transporte es de 180 euros. Sin embargo, por cada día que el vehículo permanece en el depósito la factura se encarece, en este caso, 25,35 euros al día. El precio de las bicicletas, por ejemplo, es de 13,40 euros por traslado y 1,30 por día, mientras que el de los camiones más pesados es de 597 euros por llevarlos hasta el depósito y 247,30 por cada día que permanezcan sin ser reclamados.

Etiquetas
Comentarios