Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

El veredicto del juicio por el crimen de los tirantes tendrá que esperar

El jurado permanecerá aislado e incomunicado en un hotel hasta la mañana de este jueves, cuando empiecen de nuevo a deliberar en la sala destinada para ello en la Audiencia Provincial de Zaragoza.

La nueva imagen de Rodrigo Lanza
El acusado, Rodrigo Lanza, en la sala de la Audiencia donde se celebra el juicio. 
Guillermo Mestre

El veredicto sobre el conocido como crimen de los tirantes tendrá que esperar. El tribunal popular encargado de juzgar a Rodrigo Lanza, de 35 años, como autor de la muerte de Víctor Laínez, de 55, ha recibido el objeto del veredicto pasadas las 18.00 de este miércoles. 

El escrito está formado por una batería de preguntas a las que los nueve jurados deben responder de manera motivada y contrastada con los testimonios que han escuchado a lo largo de cinco intensas jornadas de juicio. Como exige la ley que regula el tribunal popular en España, para dar por probado un hecho desfavorable para el acusado necesitan siete votos y para el favorable cinco, como mínimo. 

El objeto del veredicto ha sido elaborado a lo largo del día por el magistrado-presidente de este jurado, José Ruiz Ramo, atendiendo a las propuestas planteadas por la Fiscalía, las acusaciones particular y popular y por la defensa. 

De esta forma, se han incluido distintos relatos de hechos (tal y como mantienen cada una de ellas) que deberán contestar de manera afirmativa o negativa. Igualmente, deberán responder a preguntas que, según como las respondan, supondrán que se aprecien circunstancias agravantes o atenuantes de la pena.   

Cabe recordar que tanto el abogado de la familia de Víctor Laínez, Juan Carlos Macarrón, como el de la formación ultraderechista Vox, David Arranz, piden que Lanza sea condenado por asesinato con las agravantes de alevosía, ensañamiento y actuar movido por el odio. La fiscal Ana Cabeza solicita la misma pena, 25 años, pero no aprecia ensañamiento. 

Por su parte, Endika Zulueta, letrado del acusado, plantea que su cliente es autor de un delito de homicidio imprudente con las atenuantes de legítima defensa, miedo insuperable, trastorno mental o arrebato, influencia del alcohol y error de apreciación (pensó que la víctima llevaba un arma aunque no era así). 

Ante la tardanza en recibir el objeto del veredicto, lo extenso y complejo del mismo, los nueve jurados se retirarán sobre las 21.00 a un hotel cercano en el que permanecerán aislados e incomunicados hasta la mañana de este jueves, cuando empiecen de nuevo a deliberar en la sala destinada para ello en la Audiencia Provincial de Zaragoza. 

Etiquetas
Comentarios