Despliega el menú
Zaragoza

COMARCA CENTRAL / RIBERA ALTA DEL EBRO

Empiezan a señalizar la nueva red de senderos de más de 180 kilómetros en torno a la A-68

El Consorcio de Transportes de Zaragoza estructura los itinerarios saludables sobre los caminos rurales existentes.

David Lamana, de la empresa Prames, junto al puente Clavería, que conecta Pinseque y Garrapinillos.
David Lamana, de la empresa Prames, junto al puente Clavería, que conecta Pinseque y Garrapinillos.
D. Lamana

El Consorcio de Transportes de Zaragoza trabaja ya en la señalización de los 186 kilómetros de caminos rurales que conformarán una larga red de senderos saludables en el corredor de la autovía A-68. Un trazado que unirá Zaragoza con su entorno metropolitano hasta Figueruelas aprovechando infraestructuras existentes, y que permitirá disfrutar de su potencial ambiental y patrimonial.

Este plan, incluido entre sus directrices de movilidad, se inició en 2017. La idea, según explicó Juan Ortiz, gerente del Consorcio de Transportes, "es extender en 2020 este modelo al resto del área que rodea la capital aragonesa". Por el momento, se está actuando ya en los caminos que conectan ocho municipios: Zaragoza capital, Utebo, Sobradiel, La Joyosa, Torres de Berrellén, Alagón, Pinseque y Figueruelas. Habrá zonas de conexión con la red urbana en el Parque del Agua, en el entorno de la estación Delicias y en el barrio Oliver. En total, se van a colocar 200 señales, entre las que se incluyen 67 carteles en los cruces y bifurcaciones. Hay también paneles de seguimiento "para generar seguridad en el itinerario".

Los tramos son largos y la señalización abarca una gran extensión para recorrer tanto andando como en bicicleta. A estas nuevas rutas señalizadas se suman las de la red de senderos de Zaragozanda, el GR99 o los itinerarios turísticos de la Ribera Alta.

Los operarios comenzaron a colocar los hitos en los caminos el pasado 21 de octubre y se prevé un plazo de ejecución de 10 semanas.

El plan incluye mejoras de tramos que ahora están mal conectados. Según indicó Juan Ortiz, hay actuaciones que no se han podido llevar a cabo en la zona del polígono del Portazgo y en los espacios industriales de la salida a la carretera de Logroño, porque la "fractura" de infraestructuras que hay en esa zona "rompe la continuidad" de los caminos y obliga a dar "vueltas importantes que disuaden a los usuarios de utilizar esta red".

Tampoco se ha podido completar alguna conexión con el propio camino del Canal Imperial, ya que no daba la "continuidad suficiente". Otra área en la que no se ha podido trabajar es el cierre del Anillo Verde de Zaragoza, por Oliver, y la estación de Delicias.

"Todos los caminos que se están señalizando son titularidad de distintas instituciones", añade, tales como los ayuntamientos, la Confederación Hidrográfica del Ebro, Adif, el Ministerio de Fomento, la DGA o la DPZ.

"Son una multitud de administraciones con las que hemos tenido que hablar y contar el proyecto para que autorizaran la compatibilidad de la red con los propios usos de esos caminos y concediesen el permiso para la colocación de las señales", manifestó Juan Ortiz. Añadió que la dificultad de la tramitación de un proyecto de estas características es "tremendamente alta". El Consorcio de Transportes inspeccionará el camino cada cierto tiempo y si identifica problemas los trasladará a las administraciones titulares para que subsanen las deficiencias.

Etiquetas
Comentarios