Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Aparcar a ciegas en un solar de Oliver

Los vecinos de esta zona en el barrio denuncian la falta de iluminación que hay junto al centro comunitario a pesar de haber dos farolas. El Ayuntamiento aclara que se trata de una instalación obsoleta y que no forma parte del alumbrado público.

Solar donde los vecinos de Oliver están aparcando.
Solar donde los vecinos de Oliver están aparcando.
AVV Oliver Centenario

Como ocurre en tantas otras zonas de la ciudad, encontrar aparcamiento en el barrio Oliver resulta una tarea cada vez más complicada. Especialmente, tras la supresión de algunas plazas en la calle San Alberto Magno como consecuencia de la reforma de Antonio Leyva, que finalizó en octubre de 2018.

La falta de espacio ha llevado a muchos vecinos a aparcar en parcelas vacías que, aunque no están habilitadas para tal fin, se han convertido en párquines improvisados. Es el caso del solar que hay junto al centro comunitario del barrio, a la altura del número 92 de la calle Antonio Leyva. Ahí estacionan más de una decena de coches cada día. Una acción cotidiana que se convierte en deporte de riesgo cuando cae la noche, ya que según denuncian los vecinos, la oscuridad es absoluta en esa zona. “Es un peligro. Algunas personas ya se han caído y ya han atropellado a dos gatos, porque no se ve nada”, lamenta una de las ciudadanas afectadas.

Según esta vecina, el alcantarillado y el mal estado del pavimento son una trampa para quienes caminan por la parcela cuando anochece, algo que cada vez ocurre antes. “Cuando entras sí que hay algo de luz por las farolas de Antonio Leyva, pero conforme vas avanzando, aunque no son muchos metros, la oscuridad es total. Hay que ir con la linterna del móvil”, añaden. Pero no son los únicos obstáculos, ya que a veces también tienen que esquivar botellas y otros desperdicios.

La situación ha llamado la atención de la Asociación de Vecinos Oliver Centenario que, tras haber recibido quejas al respecto, ha trasladado lo que ocurre en varias ocasiones a la Junta Municipal Oliver-Valdefierro. “Lo hemos dicho en diferentes comisiones de Urbanismo y lo único que nos contestan es que se trasladará a los servicios oportunos. El problema es que luego los hechos no acompañan a las palabras, porque no se ha tocado nada”, explica Antonio García-Moreno, presidente del colectivo.

García-Moreno también asegura que hace más de un lustro que no hay luz en la zona, aunque paradójicamente, sí que hay farolas. “Se han llevado el cableado y no funcionan”, añade.

El problema, según fuentes del Ayuntamiento de Zaragoza, es que las farolas que todavía permanecen en pie en el solar pertenecen a un antiguo edificio que se demolió. No son, por tanto, parte del alumbrado público y por este motivo el consistorio no puede hacerse cargo. Además, desde el Ayuntamiento aseguran que se trata de una “instalación obsoleta”, y esto impediría establecer cualquier tipo de alumbrado, tanto público como privado. Para este solar, que figura en el Plan General de Ordenación Urbana como zona verde, no hay por el momento ningún proyecto de adecuación.

Con todo, los vecinos insisten en que la ausencia de iluminación genera cierta sensación de inseguridad para los usuarios del parquin, que está a escasos metros del centro de salud de Oliver. “A veces viene aquí gente que se dedica al trapicheo. No se meten con nadie, pero te da un poco de miedo”, asegura una vecina.

Además, desde la asociación reclaman soluciones ante la falta de aparcamientos, ya que alquilar plazas en la zona tampoco resulta fácil. “Es un barrio antiguo en el que pocas casas tienen garaje propio, solo tienen los edificios de ultima construcción. Por eso tampoco hay apenas plazas disponibles para comprar o alquilar”, comentan.

Por último, el colectivo anuncia que volverá a insistir en los próximos plenos de la Junta en el asunto de la iluminación, aunque no será el único tema que traten. “Ya hemos presentado un escrito con las carencias que no se han solucionado en los últimos años al nuevo responsable de urbanismo de la Junta, Mariano Ostalé. Son diez puntos, pero con que se cumplieran tres o cuatro me conformaría”, afirma García-Moreno. Entre ellos se encuentra el tema de la seguridad en el barrio, el cambio de ubicación de algunas baterías de contenedores y la necesidad de instalar más en algunas zonas del barrio.

Etiquetas
Comentarios