Despliega el menú
Zaragoza

crimen de los tirantes

Los forenses explican la muerte de Laínez a puerta cerrada a petición del acusado

La defensa de Rodrigo Lanza, aludiendo a la 'intimidad' de la víctima, ha propuesto vaciar la sala. Con ello ha conseguido que no trasciendan públicamente las conclusiones de un informe que pone de relieve la extrema violencia con la que fue atacada la víctima del crimen de los tirantes.    

Imágenes de la segunda sesión del juicio contra Rodrigo Lanza por el crimen de los tirantes.
Imágenes del juicio contra Rodrigo Lanza por el crimen de los tirantes.
Guillermo Mestre

Por primera vez en un juicio con jurado popular celebrado en Aragón han sido sus nueve miembros quienes han decidido este miércoles que una prueba tan trascendental como la pericial médico forense relativa a la autopsia de una víctima se celebre a puerta cerrada.

 Curiosamente, ha sido además Endika Zulueta, abogado defensor de Rodrigo Lanza, acusado del asesinato de Víctor Laínez en el llamado crimen de los tirantes, quien ha hecho la solicitud apelando a la “intimidad” de la víctima y al "morbo". Con ello ha conseguido que no trasciendan públicamente las conclusiones de un informe que revela con toda su crudeza (aunque no con imágenes) la violenta agresión que sufrió la víctima.  

En relación a la alusión por el abogado al "morbo"  lde proyectar unas imágenes, los propios médicos forenses que han hecho el informe han reiterado que ya habían “minimizado” todo lo posible el impacto gráfico utilizando monigotes y no las fotos reales del fallecido. 

Su objetivo, tal y como han indicado los profesionales, era explicar con palabras claras y llanas los lugares exactos dónde Víctor Laínez recibió los golpes, qué lesiones sufrió y cómo se produjeron estas. 

Todo ello, analizando las graves fracturas que presentaba su cuerpo. Uno de ellos, José Manuel Arredondo, director del Instituto de Medicina Legal de Aragón, ha manifestado que, de todas formas, “la realidad es la que es”.

Aún así y pese a que la fiscal Ana Cabezas y el letrado de la familia de la víctima, Juan Carlos Macarrón, se han opuesto y han argumentado que no consideraban que un informe de autopsia, tal y como acostumbran a exponer los médicos forenses de Zaragoza diariamente, pudiera atentar contra la “intimidad” de la víctima. A su postura se ha sumado el letrado de Vox, David Arranz.

Una vez escuchados sus alegatos, el magistrado se ha dirigido a los miembros del jurado para preguntar si querían que se proyectaran las imágenes y se hiciera a puerta cerrada y estos han optado por esto último.

La familia de Víctor Laínez, descontenta con la decisión, ha tenido que desalojar la sala, al igual que el resto de los presentes, incluidos los medios de comunicación.

La autopsia determinó que el fallecimiento de la víctima se produjo por un severo traumatismo craneoencefálico con parada cardiorrespiratoria. Los forenses sitúan este golpe en la región temporoparietal derecha, es decir, encima de la oreja. A esta agresión se sumaron otras que le causaron múltiples fracturas en la cara, tanto en los huesos propios de la nariz como en el tabique nasal, así como en los maxilares y los pómulos. Las lesiones fueron de una gran intensidad traumática.

Los medicos descartan que dichas fracturas se produjeran como consecuencia de una caída con impacto sobre la cara. Presentaba otras en el abdomen y en el tórax, compatibles con contusiones "compatibles con el uso de un objeto duro y romo, más o menos circular, sobre las zonas cotundidas que estaban cubiertas por ropa".

Etiquetas
Comentarios