Despliega el menú
Zaragoza

opinion

Una pesadilla en el barrio

El apuñalamiento de una joven por su pareja y el suicidio del autor conmociona el centro de Zaragoza.  

Concentración contra la violencia de género en la Asociación Vecinal del Barrio de Jesús.
Concentración contra la violencia de género en la Asociación Vecinal del Barrio de Jesús.
Guillermo Mestre

Cuando llegaron los Bomberos, la Policía y la ambulancia del 061 en una sucesión de diez minutos, en la medianoche del domingo, al corazón del barrio de Jesús los vecinos se alteraron, porque llegaron a ver una agresión machista en directo. Y se quedaron aturdidos. El ruido salió de las casas, como el peligro, porque las escenas de violencia de género se produjeron en plena calle de José Oto (dejaron rastros de sangre en la calzada y en un vehículo) y el agresor propinó varias puñaladas a su pareja, que al parecer quería dejarle. La eficaz actuación de los servicios del 061 y de los Bomberos ayudaron a que la víctima, una mujer de 25 años, pudiera ser atendida rápidamente en la uci del Hospital Miguel Servet y salvó su vida.

Pero el agresor huyó y, cuando decenas de vecinos se habían convertido en testigos para la Policía (recibieron una decena de llamadas al 091), optó por subirse a una grúa en plenas obras de un edificio en la calle de Cosuenda. La imagen de un militar de la Brigada Aragón escalando a 30 metros de altura para evitar una detención e impedir que un negociador policial pudiera disuadirlo de suicidarse dibuja el cruce de dos extremos.

El peligro de la violencia de género es el pan de cada día en nuestro país, por desgracia, y parece que tantos mensajes o campañas de los sucesivos gobiernos contra las agresiones machistas no sirven para impedir la avalancha que se lleva a decenas de víctimas. David Lavilla Herrero, con 25 años, ha apuñalado a su pareja Alba y casi la mata. El reguero de sangre en la calzada que ha dejado es la pesadilla del barrio de Jesús, no es una película, sino un mal sueño real.

Etiquetas
Comentarios