Despliega el menú
Zaragoza

Aragón

Un fondo norteamericano ofrece 10,7 millones a Plaza por su macronave dedicada al alquiler

La firma del contrato está pendiente de una auditoría y de las condiciones de la sociedad pública. Está ocupada por cuatro inquilinos, entre ellos el Salud, y pagan una renta anual de más de 500.000 euros.

La nave se construyó hace quince años y es la única que mantiene Plaza dedicada al alquiler.
La nave se construyó hace quince años y es la única que mantiene Plaza dedicada al alquiler.
Toni Galán

Un fondo de inversión norteamericano junto a una plataforma inmobiliaria negocia con Plaza la adquisición de su macronave logística dedicada al alquiler por un importe de 10,75 millones de euros. Las conversaciones entre las partes comenzaron antes del verano y la sociedad pública Aragón Plataforma Logística (APL) ya ha dado su visto bueno con condiciones, por lo que ahora falta concretar los términos de la compraventa. Esto dependerá en buena medida de los resultados de una ‘due diligence’ –una exhaustiva auditoría legal, financiera y técnica– encargada previamente a la firma del contrato, que en todo caso está condicionada a la aprobación de los comités de inversión de ambas compañías.

Las instalaciones, de 21.365 metros cuadrados de superficie alquilable, están situadas en el centro de la plataforma logística y con su venta acabará para la Administración autonómica un largo culebrón económico y judicial que comenzó en 2004 con el desembarco de la multinacional norteamericana Gazeley. De hecho, se construyó en régimen de copromoción para formar parte de un fallido parque de naves logísticas de alquiler denominado Magna Park. En esta operación se compartían los riesgos, pero sus términos se modificaron en detrimento de Plaza, Gazeley acabó retirándose y reclamó con éxito por la vía judicial el coste de las obras de construcción, que ascendieron a diez millones.

Su pago generó un quebradero de cabeza al Gobierno de Rudi, que en plena crisis tuvo que afrontar al desembolso millonario pendiente, de algo más de ocho millones, para lo que se recurrió a un préstamo participativo a principios de 2013.

Con esta operación, la sociedad pública Plaza está en vías de recuperar quince años después el importe desembolsado. Si finalmente se cierra la venta, el fondo de inversión se hará no solo con la nave, sino con la parcela sobre la que se edificó entre 2004 y 2006, que se extiende sobre casi 35.000 metros cuadrados entre las calles de Carae y Mesina.

Esta es la única nave pública en arrendamiento y su adquisición ha interesado a distintos operadores inmobiliarios y fondos de inversión en los últimos tiempos, dado que está completamente ocupada y, además, los cuatro inquilinos corren con todos los gastos (desde los costes de mantenimiento hasta los seguros e impuestos). Es decir, supone un activo que garantiza en estos momentos una renta neta anual de más de medio millón de euros.

Los inquilinos

El primero en instalarse fue Grupo Miralbueno, dedicado a la fabricación y distribución de maquinaria agrícola, equipos de jardinería y ferretería, que en 2007 arrendó uno de los cinco módulos de la macronave, de 5.450 metros cuadrados. Su contrato se alarga hasta finales de 2021, prorrogable cada dos.

Le siguió cinco años después Martín Martín, ahora integrado en Flamen & Co (Frutos Secos El Rincón), que apostó por centralizar sus oficinas comerciales y logísticas en Plaza. Ocupa otro de los módulos, de 3.125 metros. Su contrato expira en 2028.

El tercero de los clientes es el Salud, que arrendó 5.340 metros cuadrados para habilitar su almacén central de distribución de material sanitario, operativo desde el año pasado tras superar múltiples vicisitudes e invertir 2,4 millones de euros en el acondicionamiento interior. Su permanencia se alargará, al menos, hasta finales de 2022.

La nómina de clientes se completa con TXT, que desde hace tres años mantiene alquilados los dos módulos restantes, que suman 7.450 metros cuadrados. En su caso, la permanencia acababa el pasado verano y se ha prorrogado por otro año. La compañía de transporte ha adquirido una parcela en la propia plataforma logística, por lo que su continuidad como inquilino es la que más puede peligrar.

Mientras Aragón Plataforma Logística negocia la venta su única nave en alquiler, el mayor propietario privado de suelo de Plaza, el ilerdense José Llorens, sigue sin alquilar la que construyó hace meses en el área de futuros crecimientos, junto al gigantesco almacén de Decathlon. El fundador de Epsa Internacional levantó el año pasado una de las mayores naves de Plaza, de casi tres hectáreas de superficie, pero aún no tiene inquilino y el precio que pide le hace ser poco competitivo, según fuentes del sector. En total, cuenta con 52 hectáreas y, por el momento, solo negoció la ampliación del almacén de BSH en una de las parcelas que adquirió en la pasada legislatura.

Siete nuevas naves para alquiler

Inversiones Valenzuela, de capital zaragozano, está construyendo siete naves, una de ellas doble, que suman una superficie de casi 11.000 metros cuadrados y que va a dedicar al arrendamiento. La previsión es que estén acabadas para la próxima primavera, en torno a abril, aunque aún no tienen inquilinos. La firma cuenta con otras 24 naves en Plaza y todas ellas están ocupadas.

Al mismo tiempo, otro de los propietarios asentados en la plataforma, el grupo aragonés Bancalé, dispone de licencia de construcción para un almacén de 6.000 metros para un solo inquilino. En su caso, tiene la posibilidad de incluir oficinas, con un diseño que permitiría convertirlo en sede representativa.

Etiquetas
Comentarios