Despliega el menú
Zaragoza

rastrillo aragón

"No da pena gastar porque es para una buena causa"

El Rastrillo Aragón, organizado por la Fundación Ozanam, cierra  este domingo, a las 21.00, su 33ª edición y lo hace con importantes descuentos.

Como si del día del inicio de rebajas se tratara, el Rastrillo Aragón, organizado por la Fundación Ozanam, ha abierto este domingo sus puertas ante gran expectación. Decenas de personas se agrupaban antes de las 11.00 en la entrada del Auditorio de Zaragoza a la espera de poder comprar algunos productos pero, sobre todo, de colaborar. "Vengo todos los años, lo importante es cooperar y ayudar", ha recalcado José Francisco, que lleva varios años sin faltar a esta cita. Entre sus adquisiciones destaca una radio.

Pilar, Montaña y Asun, tres amigas, han repetido por segundo año en esta cita. "No da pena gastar porque es para una buena causa", han recalcado, al tiempo que han subrayado que este año había mejorado la organización. Juegos de sábanas, cuentos y pan han sido algunas de sus compras. "Pero todavía no hemos terminado", puntualizaban antes de comenzar a buscar nuevas adquisiciones.

Rosa también ha deicidio a comprar unas sábanas, que le han costado menos de 20 euros. "Vengo todos los años buscando cosas a buen precios", ha explicado. De hecho, la visita de este domingo no era la primera que hacía esta semana al rastrillo: "He venido varios días y casi siempre compras algo". Además, en la jornada de este domingo, que será la última de esta edición, se han rebajado varios productos con el objetivo de conseguir la mayor recaudación posible para mejorar la residencia que la Fundación Ozanam tiene en Santa Isabel.

Tras diez días de trabajo, el rastrillo cerrará sus puertas a las 21.00 de este domingo. "Han participado 850 voluntarios, 33 puestos que venden diferentes tipos de artículos (alimentación, ropa, mueble, merceria...) y la valoración es muy positiva", ha recalcado Pilar Enériz, patrona de la Fundación Ozanam y patrona delegada del Rastrillo; al mismo tiempo que ha reconocido que este año se ha notado "el puente largo".

Una cuestión que también ha comentado el presidente del Patronato de Ozanam, Fernando Galdámez: "Mucha gente se ha marchado fuera de Zaragoza. El el día de Todos los Santos fue más flojo el año pasado". Aun así, confían en, al menos, repetir las cifras registradas en la edición de 2018, cuando se superaron los 600.000 euros. Este importe irá destinado a acometer la ampliación de la residencia de mayores que tienen en Santa Isabel, que asiste a 100 personas. "Se ha hecho una ampliación de 800 metros y las instalaciones antiguas también se han renovado", ha puntualizado Ernáiz.

Por su parte, el presidente ha hecho hincapié en el "buen ambiente" que se ha vivido en todas las jornadas: "La gente que ha venido se va muy contenta y feliz". Algo de lo que también confirman los voluntarios, que como Carmen, llevan más de una década colaborando con esta cita. "Seguiré viniendo mientras pueda. Son jornadas muy bonitas en las que trabajamos mucho, pero en las que disfrutamos". Además de ser voluntaria, colabora activamente con la adquisición de algunas prendas: "Hoy he comprado un chaquetón y una gabardina".

El Rastrillo Aragón comenzó su andadura hace 33 años, "solo con productos donados", recordó Pilar Ernáiz. Ahora, es mucho más y se ha convertido en una de las principales fuentes de ingresos de la Fundación Ozanam, cuya labor no se restringe solo a las ocho residencias de ancianos que gestiona. "Formamos a jóvenes en oficios como la carpintería o la fontanería, tenemos una oficina de empleo, más de 300 pisos de alquiler social y también para mujeres maltratadas. Además, realizamos actividades en la zona de El Gancho e hemos impartido clases de refuerzo escolar a unos 700 alumnos a lo largo de este año", ejemplifica. Una labor para la que se necesitan muchas personas, pero sobre todo, mucha implicación y solidaridad. 

Etiquetas
Comentarios