Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

El Ayuntamiento de Zaragoza abre la puerta al cambio de usos de los locales comerciales sin actividad

El gobierno estudia modificar la normativa para subir la persiana de miles de tiendas abandonadas.

En Gran Vía abundan los locales cerrados
En Gran Vía abundan los locales cerrados
S. M.

Ofrecer facilidades y alternativas para dar una nueva vida a los miles de locales comerciales de la ciudad. Ese es el objetivo que se ha marcado en gobierno PP-Cs, que quiere impulsar la apertura de negocios en los establecimientos menos demandados e, incluso, no descarta permitir el cambio de usos. Para ello, establecerá una mesa de debate con los grupos de la oposición y con los propios comerciantes, que llevan tiempo reclamando iniciativas en esta línea.

Dos recientes estudios de la Federación de Empresarios de Comercio y Servicios (ECOS) detectaron 1.872 locales vacíos en las principales avenidas y ejes comerciales de la ciudad. Y lo peor es que más de la mitad de ellos (el 54%) ni siquiera tienen colgado el cartel de ‘se alquila’, lo que les condena a un largo letargo de abandono. Los barrios lamentan que afean sus calles y, sobre todo, que no aportan oferta de servicios a sus vecinos.

El Ayuntamiento ha aplicado medidas para paliar este problema en los últimos años. Por ejemplo, se habilitó un catálogo online en el que se exponen los locales comerciales sin uso, para que cualquier emprendedor que quiera abrir su negocio pueda tener facilidades a la hora de elegir donde establecerse. También se han ejecutado programas y acciones de dinamización con los que se han limpiado y decorado las fachadas para hacerlas más atractivas.

Sin embargo, el problema persiste y el gobierno municipal quiere ir más allá. "Hay locales con una acreditada situación de abandono, que llevan 15 años cerrados acumulando suciedad, a los que hay que buscar una salida", comenta el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano. Para ello, el edil apuesta por impulsar la apertura de negocios respetando los usos que tienen contemplados, pero no descarta permitir otros, como los residenciales, "en situaciones y zonas puntuales".

Daría así respuesta a algunas de las demandas más recurrentes de los comerciantes de la ciudad. "Hay calles con cinco o seis locales sin uso desde hace años. Ahí es donde hay que actuar, porque parece claro que no es lugar apropiado para abrir un comercio", apunta Serrano. En la misma línea se posiciona José Antonio Pueyo, presidente de ECOS, que coincide en que "no todos pueden ser comerciales, el sector servicios tiene mucho que hacer en este sentido y queda campo para que los nuevos empresarios ofrezcan cafeterías, reparaciones de todo tipo, consultorías, servicios médicos...". 

Propuestas

Pueyo reclama además "facilidades burocráticas en lugar de trabas" al Consistorio, bajar los tributos a los locales ocupados y un cambio en la normativa municipal que abra la puerta a nuevos usos. "Se pueden reconvertir los locales en ‘lofts’, por ejemplo, como una solución para las personas con dificultad de movilidad en una población envejecida", sugiere. Ese camino permitiría, a su vez, otro tipo de propuestas atractivas para el sector inmobiliario y para los emprendedores: desde párquines hasta trasteros, pasando por aparcabicis, puntos limpios de reciclaje...

No es el primera vez que el Ayuntamiento aplica políticas de este tipo en la ciudad. Precisamente, el pasado jueves se aprobó en el pleno del Ayuntamiento una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que extendía a todos los suelos industriales los cambios que se aplicaron al proyecto de Torre Village de Pikolin, es decir, nuevos usos para no poner barreras de entrada a la iniciativa particular y revitalizar así grandes pastillas de la ciudad degradadas.

Etiquetas
Comentarios