Despliega el menú
Zaragoza

SUCESOS en zaragoza

Juzgado un guardia civil acusado de abusos sexuales a su hija de 3 años en Zaragoza

El encausado niega los hechos y atribuye la denuncia de su exmujer a un proceso de separación conflictivo

El juicio se celebró en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
El juicio se celebró en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Guillermo Mestre

Un agente de la Guardia Civil fue juzgado ayer en la Audiencia Provincial como presunto autor de un delito de abusos sexuales del que supuestamente fue víctima su hija cuando la niña tenía 3 años. El acusado, cuya identidad se omite para salvaguardar la de la menor, negó rotundamente los hechos y atribuyó la denuncia, presentada por la madre, al conflictivo proceso de separación que mantuvo la pareja.

"También me acusó nueve veces por violencia de género, pero en todas me han absuelto", aseguró ante el tribunal. Al parecer, según la Fiscalía –que pide una condena de cuatro años de cárcel– la denuncia fue presentada por la madre después de que la niña le dijera un día, con su lenguaje infantil, que su papá le había puesto el "pito" en sus genitales. Esta afirmación provocó en la progenitora la lógica alarma y, tras consultar con educadoras y asistentes sociales, presentó una denuncia.

La pequeña fue examinada por un ginecólogo, una médico pediatra y una forense que apreciaron en la zona perianal unas lesiones eritematosas, es decir, un ligero enrojecimiento en ese punto cuyo origen, según los profesionales que la valoraron, puede tener "múltiples causas". Entre ellas citaron desde un estreñimiento, a una deficiente higiene o a que la niña se rascase. Incluso un abuso sexual, pero indicaron que esta es una posibilidad como las otras.

Para intentar dilucidar si el padre cometió o no este delito, los magistrados de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial escucharon ayer el testimonio de veinticuatro testigos y peritos.

La mayoría de los profesionales, salvo una forense, señalaron que las evidencias halladas en el cuerpo de la niña no les permitían evidenciar "nada". Solo la citada médico dio a la niña un "alto grado" de credibilidad e indicó que a los 3 años una menor "no es sugestionable". Distinta opinión mantuvieron sus colegas. Dos psicólogas forenses señalaron que la frase expresada por la niña podía tener "muchas explicaciones" y el contenido puede venir de "muchas fuentes".

Mientras, dos médicos aseguraron que: "No hay ningún dato médico, orgánico, funcional, psicológico y físico que permita mantener que la menor sufrió un abuso sexual". En el examen de ADN que se extrajo a la niña no se encontraron restos de varón.

Por su parte, las psicólogas que examinaron al padre llegaron a la conclusión de que es una persona "bastante equilibrada", sin alteraciones psicológicas, que tiende a presentarse favorablemente y, según la valoración del riesgo de maltratadores, en su caso sería bajo o nulo.

Las profesionales que hablaron con la madre –tanto del colegio, como del punto de encuentro donde hacían los intercambios como las psicólogas– le dan toda credibilidad

Etiquetas
Comentarios